La Guardia Civil aguarda a que se enfríen los rescoldos para buscar el foco del fuego

El IES Marratxí permitió salir de las aulas a los alumnos con asma y a aquellos que lo solicitaran debido al fuerte olor a humo

21.11.2017 | 19:41
La Guardia Civil aguarda a que se enfríen los rescoldos para buscar el foco del fuego

Elevadísimas temperaturas, riesgo de derrumbe inminente, emanaciones de gases altamente tóxicos y dificultad extrema para encontrar vestigios. Estos son los principales problemas a los que se enfrentan los investigadores del Laboratorio Criminalístico de la Guardia Civil para tratar de establecer el origen del fuego que ha destrozado varias naves industriales en el polígono industrial de Marratxí.

El escenario con el que se encuentran es tan sumamente complejo que los más veteranos especialistas de la Guardia Civil de las islas a la hora de escudriñar en los fuegos tienen serias dudas de que puedan dar con el origen de este incendio. De hecho, no descartan contar con la participación de expertos del Instituto Armado venidos expresamente desde la península para resolver el enigma.

La descomunal carga de calor que generó la acumulación de materiales altamente inflamables en la nave donde se inició el fuego alcanzó tales proporciones que hicieron que se fundieran vigas de acero. La empresa Samarretes Mallorca contaba en sus instalaciones con gran cantidad de disolventes para serigrafiar camisetas. La estructura está seriamente dañada y existe un riesgo real de derrumbe.

Asimismo, las altísimas temperaturas que se registraron en el siniestro del pasado sábado han provocado que el incendio no se haya sofocado aún. Dotaciones de Bombers de Mallorca -procentes de los parques de Inca, Alcúdia y Sóller- permanecían ayer refrescando la zona. La prioridad de los bomberos era contener las llamas y que no se extendiera a otras naves anejas. Este objetivo se había logrado y el fuego está controlado. No obstante, dista aún de estar extinguido.

Retirada de material

A los alumnos del IES Marratxí, situado en las proximidades de las naves siniestradas, se les permitió abandonar las aulas si así lo solicitaban. Se prohibió salir al patio y debían permanecer con las ventanas cerradas en todo momento.

Solo a algunos empresarios de las naves dañadas se les permitió acceder a las instalaciones para retirar algunos elementos que les permitiera mantener la producción en otro lugar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine