Asesinato

El asesino de la catana habla de su triple crimen en la tele

José Rabadán, casado y padre de una niña, protagoniza el documental 'Yo fui un asesino'

08.11.2017 | 18:19
Rabadán cumplió seis años de cárcel y tres de libertad vigilada.

"Me llamo José Rabadán Pardo. Maté a mis padres y a mi hermana con una catana cuando tenía 16 años. He sido juzgado, condenado y rehabilitado. De los dos primeros crímenes hay constancia, pero del tercero... ¿quién sabe?". Así es el anuncio del documental 'Yo fui un asesino' que la cadena DMax emitirá este mes sobre el recordado 'asesino de la catana', que habla sobre el triple crimen que conmocionó a toda España.

Hoy, con con 34 años, casado, padre de una niña, broker en la Bolsa y vinculado a un grupo religioso evangelista, asegura llevar una vida normal. El autor del triple crimen familiar -acabó con la vida de su padre, de 51 años, de su madre, de 54, y de su hermana pequeña, de nueve- cometido hace 17 años en Murcia y que fue arrestado en Alicante, vive actualmente en Santander.

José Rabadán Pardo acabó con la vida de sus padres y su hermana pequeña a catanazos y machetazos. Fue en el año 2000 y no tenía más que dieciséis primaveras. Quería quedarse solo. Ideó su plan con quince días de antelación y se fijó una fecha. Así, en la madrugada del 1 de abril de 2000 se desató una tormenta de sablazos y sangre en el piso de Santiago el Mayor que segó las vidas de Rafael, Mercedes y de la pequeña Mercedes. Antes de emprender su huida, buscó una cabina de teléfono y realizó tres llamadas. Llamó a la policía y le relató lo sucedido. Llamó a un amigo con el que había quedado ese día. Y llamó a Sonia, una chica de Barcelona con la que tonteaba por internet. Qué le dijo Sonia constituye otra incógnita en torno a José Rabadán. El hecho es que el muchacho se decidió a viajar a la ciudad condal para encontrarse con ella.

El juicio no fue más que un paripé que no llevó más de media hora a puerta cerrada. Las partes habían llegado a un acuerdo: había que evitar el show del juicio al 'asesino de la catana'. Seis años de internamiento más cuatro de libertad vigilada fue el ´castigo´ que la Justicia consideró pertinente. "Se escapó vivo", decía entonces Mercedes Soler, la fiscal del caso.

José Rabadán se enroló en 2006 en las filas de la asociación evangélica Nueva Vida, capitaneada por el párroco Julio García Celorio y con sede en Santander. Recaló en un pequeño pueblo cántabro y poco se sabe de él desde entonces. Se sabe que rompió con Verónica, la chica de Águilas con quien llegó a registrarse en Murcia como pareja de hecho y que lo acompañó en su llegada a tierras norteñas.

Julio García atendió al periodista que lo llamó hace un año de La Opinión de Murcia, medio que pertenece al mismo grupo editorial de Información, con afabilidad, pero no soltó mucha prenda. Admitió que lo han llamado en numerosas ocasiones, especialmente desde Murcia, pero que no habla "ni de José ni de ningún otro usuario". Relataba, con aire profesoral, que dos vaivenes han sacudido su vida. Uno fue la decisión de abandonar la Iglesia Católica y su consiguiente tránsito al luteranismo. Otro el de encontrarse con dos hermanas que le solicitaron que atendiera a su hermano, que se hallaba preso. Aunque no era su cometido ni nunca se lo había planteado, acabó acudiendo a la prisión. Ha acabado dedicando su vida a ayudar a quienes durante un tiempo han visto el mundo tras el enrejado de la penitenciaría.

Julio, con sus maneras campechanas, explicaba el año pasado que José Rabadán es una persona libre y que, si él quisiera, hablaría. Eso sí, confiesa que siempre les recomienda a los usuarios no hacerlo. "Porque", les dice, "digáis lo que digáis, la gente oye lo que quiere oír". Además, se pregunta en voz alta el párroco, ¿de qué ibais a hablar con él? "No, desde luego, del sexo de los ángeles". Dice no haber concedido nunca una entrevista; solo una vez habló brevemente con un medio porque no sabía que lo estaban grabando. Dice entre risas que ni siquiera sabe de dónde cogieron la foto que acompañaba a aquella entrevista a traición. Desde entonces aprendió la lección. De hecho, ni siquiera le agrada la idea de que se filtrara que José Rabadán había recalado en Nueva Vida. "Creo que hubo un chivatazo del entorno de sus abogados", dice.

Declaraba, con tono que sonaba honrado y sincero, que solo hace lo que le gustaría que hicieran con algún familiar suyo que se viera en una situación semejante. Porque todos necesitaríamos que nos ayudasen. Julio es, desde luego, tan discreto como bueno. Por desgracia para nosotros los cotillas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sucesos

Condenados a dos años por sustraer un BMW de una casa de alquiler en s´Arenal

Los dos acusados deberán pagar al rent a car una indemnización de 39.000 euros por quedarse el coche

La Policía descubre una plantación de marihuana en un desahucio en Palma

Los agentes se incuataron de una veintena de plantas en un inmueble de Son Gotleu e investiga de...

Un joven, herido crítico en un accidente causado por una conductora ebria en Palma

La víctima iba de copiloto en el coche que conducía la mujer, que se estrelló contra una palmera...

El Govern y el Colegio de Médicos se personan en el caso del doctor agredido

El perjudicado ha aportado más documentación médica sobre las lesiones que sufrió en el PAC de Muro

Piden 7 años de cárcel a dos okupas por falsificar un contrato y recibos de alquiler

La Audiencia de Palma juzgará a la pareja de jóvenes por un delito de falsedad y otro de estafa...

Unos okupas denuncian a sus vecinos por disparar a los cristales de la casa

Unos okupas denuncian a sus vecinos por disparar a los cristales de la casa

Los moradores acudieron a la Guardia Civil de Marratxí para exponer el supuesto hostigamiento

Enlaces recomendados: Premios Cine