Narcotráfico

Condenada a 30 años una banda de narcos que traía hachís de Ceuta a la isla

Dos miembros del entramado en Palma que no quisieron conformarse han sido sentenciados a 3 y 1,5 años de prisión

02.11.2017 | 08:04
Los diez acusados que han sido condenados por un delito contra la salud pública, durante el juicio en la Audiencia de Palma.

La Audiencia de Palma ha condenado a penas que suman 30 años y medio de prisión a una banda de narcotraficantes integrada por diez hombres dedicada a introducir grandes alijos de hachís desde Ceuta a Málaga y también a Mallorca entre 2011 y 2012. El cabecilla del grupo confesó los hechos en septiembre durante el juicio ante el tribunal de la sección primera al admitir que introdujo en la isla 75 kilos de hachís por vía marítima en tres viajes entre noviembre de 2011 y junio de 2012. La sala le ha impuesto la condena más elevada, cuatro años y tres meses de cárcel y una multa de 400.000 euros.

Otros siete acusados alcanzaron un acuerdo con la fiscalía, por el que se conformaban con penas de tres años de prisión. Solo dos sospechosos de la rama de la organización de Palma no llegaron a un pacto con la acusación pública. El tribunal les ha condenado también a ellos por un delito contra la salud pública a otros tres años y un año y medio de cárcel, respectivamente.

La Audiencia de Palma también ha decretado la destrucción de la droga intervenida, así como el comiso del dinero y efectos incautados a los procesados como los teléfonos móviles, coches, motocicleta e incluso una embarcación que utilizaba la banda para transportar los fardos de hachís de Ceuta a Málaga.

Según se declara probado, los principales sospechosos se dedicaban a introducir en la península elevadas cantidades de cannabis sativa tipo resina de hachís desde Ceuta, con destino final tanto a países extranjeros como Holanda y Alemania, como también a Mallorca. La red operaba desde noviembre de 2011 a junio de 2012.

Los encausados utilizaban un sofisticado sistema de comunicaciones para evitar ser descubiertos por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Así, conseguían una cantidad ingente de teléfonos móviles que eran usados durante escasos periodos de tiempo y cambiados rápidamente para evitar su localización. Los terminales estaban a nombre de terceras personas de nacionalidad extranjera y normalmente no hablaban por ellos, sino que solo enviaban mensajes de texto. Los narcos también se comunicaban por redes sociales como Facebook o Messenger para dificultar una posible investigación policial.

La banda estaba dirigida por el cabecilla, quien controlaba los transportes de hachís. La agrupación llegó a contar con una vivienda alquilada en Manilva (Málaga), dotada de garaje, con el objetivo de que los alijos quedaran allí en la primera escala, una vez remitidos desde Ceuta vía Algeciras. La banda transportaba la droga camuflada en vehículos que iban en ferry a Algeciras y también disponía de una embarcación de recreo destinada a idéntico fin.

El grupo de narcos estaba dividido en dos ramas: una, en Ceuta y Málaga, que gestionaba la llegada de los estupefacientes procedentes de Marruecos a la península y luego los distribuía a varios países de Europa; y otra, en Mallorca, que se proveía en Málaga del hachís y lo distribuía en la isla entre clientes dedicados al narcotráfico o bien directamente entre consumidores.

Las dos ramificaciones las controlaba el cabecilla y el entramado mallorquín lo integraban dos sospechosos. El 27 de noviembre de 2011, lograron introducir en Palma 20 kilos de hachís. La droga venía oculta en un Mercedes, que viajó desde Andalucía a Valencia. Allí, el vehículo embarcó en un buque hasta el puerto de Palma.

Días antes, el 6 de noviembre de 2011, el mismo vehículo cargado con diez kilos de hachís realizó el mismo trayecto de Valencia a Palma. Los acusados recibían el hachís desde Marruecos y, una vez en Ceuta, lo trasladaban a Málaga mediante varios viajes.

El líder del grupo viajó a Palma en diferentes ocasiones. El 18 de enero de 2012 uno de los acusados entregó dos kilos de hachís a otro afincado en la isla. El 18 de junio de 2012, el cabecilla fue arrestado junto con un compinche en el puerto de Palma. La Guardia Civil se incautó entonces de 38 kilos de hachís en el maletero de una furgoneta. La droga iba destinada para los acusados que residían en la isla en Palma y Calvià.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sucesos

Gran control policial de madrugada en la zona de Gomila

Cuarenta agentes de la Policía Nacional y la Policía Local de Palma se han desplegado por zonas de...

Diez naves industriales afectadas en el incendio del polígono de Marratxí

Diez naves industriales afectadas en el incendio del polígono de Marratxí

Una decena de naves han resultado afectadas por el incendio: cinco de ellas han ardido, mientras...

Mata a su mujer con una motosierra mientras cortaba madera en un pueblo de Lugo

La máquina se trabó y "saltó al cuello" de la fallecida - El caso se investiga como un accidente

Disparan a un hombre que gritaba en árabe "Alá es grande" en un peaje en Girona

El suceso se produjo en La Junquera, cuando el hombre se bajó del coche simulando llevar un arma

La foto de una camiseta es la prueba añadida al juicio a ´La Manada´ en Pamplona

La imagen se extrajo de una cuenta en redes sociales de la joven que denunció la violación

Una mujer de 32 años, crítica al caer de un tercer piso

Los hechos ocurrieron ayer por la noche en el barrio de Son Gotleu y la herida fue evacuada a Son...

Enlaces recomendados: Premios Cine