Piden 22 años de cárcel por matar a tiros al amante de su mujer en Porto Cristo

Un jurado tiene previsto juzgar en octubre en la Audiencia de Palma al hombre acusado de asesinato y tenencia ilícita de armas

22.09.2017 | 10:43
La víctima, Ángel Abad (en el recuadro de arriba); el acusado, Arnau M.N. Varios policías, a las puertas del bar de la víctima, donde se cometió el crimen, en Porto Cristo.

La fiscalía solicita 22 años de prisión para un hombre acusado de matar a tiros al amante de su mujer en Porto Cristo en 2014. El sospechoso, Arnau M.N., de 53 años, supuestamente disparó a Ángel Abad Torres, de 61, dos veces con un revólver para el que no tenía licencia y que había comprado en el mercado negro, por lo que se le imputan delitos de asesinato y tenencía ilícita de armas. El ministerio público reclama además una indemnización de 250.000 euros para la mujer y la hija del fallecido. Está previsto que el juicio se celebre en octubre en la Audiencia de Palma ante un tribunal popular.

De acuerdo con el relato del ministerio público, el crimen se cometió entre las siete y las ocho menos veinte de la mañana del 24 de junio de 2014. Ángel Abad estaba el interior de su negocio, el bar restaurante Gorli, situado en la calle Bordils de Porto Cristo. Arnau M.N. se presentó en el establecimiento y mantuvo una breve conversación con la víctima. Abad mantenía desde hacía tiempo una relación sentimental con la mujer del acusado, según la fiscalía.

Durante el encuentro con Abad, el procesado empuñó un revólver del calibre 38 y le disparó dos veces. Los proyectiles alcanzaron a la víctima en el pecho y el cuello, donde quedaron alojados. Los balazos afectaron a varios órganos vitales y causaron una hemorragia masiva.

Celos y venganza

Ángel Abad murió casi en el acto y fue la empleada de la limpieza del restaurante quien halló su cadáver detrás de la barra poco antes de las nueve de la mañana.

La investigación del grupo de Homicidios de la Policía Nacional no tardó en dar sus frutos. Al día siguiente, los investigadores arrestaron a Arnau M.N., propietario de un taller mecánico en la localidad, como presunto autor del crimen. Las pesquisas revelaron que la víctima mantenía desde hacia tiempo una relación amorosa con la mujer del acusado. Los agentes apuntaron a los celos y la venganza cómo móviles del homicidio.

En los registros del domicilio y el taller del acusado, la Policía encontró inicialmente tres armas cortas. Las pruebas realizadas confirmaron que ninguna de estas fue la utilizada para acabar con la vida de Ángel Abad, por lo que la búsqueda continuó. Semanas después, cuando el sospechoso estaba ya en prisión preventiva, los investigadores hallaron un revólver escondido en una columna del taller mecánico de Arnau M.N. El estudio de balística certificó que se trataba del arma utilizada en el crimen.

El sospechoso es un veterano aficionado al tiro olímpico y disponía de licencia de armas de tipo F, las de concurso y cuya utilización está limitada a campos, galerías y polígonos de tiro. Este permiso no le permitía disponer del revólver en cuestión. Los investigadores averiguaron además que el acusado había comprado el arma de manera irregular, en el mercado negro. El último propietario legal fue un vecino de Manacor, ya fallecido, que en los años 80 fue concejal por Alianza Popular (AP).

La fiscalía considera que estos hechos constituyen un delito de asesinato y otro de tenencia ilícita de armas, por los que reclama 20 y 2 años de prisión respectivamente para el procesado. Además, pide que el Arnau M.N. indemnice con 250.000 euros a la mujer y la hija de la víctima. La acusación particular, ejercida por el letrado Bartolomé Salas, reclama la misma condena.

El procesado nunca ha admitido la autoría del crimen. En las primeras comparecencias ante la Policía Nacional y el juez de guardia se acogió a su derecho a no declarar. Durante la fase de instrucción solo declaró en una ocasión, para asegurar que no sabía qué hacía el revólver en su taller y tratar de ofrecer una coartada que no convenció ni al magistrado ni a las acusaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine