Caso Minerval

El catedrático del Minerval, condenado por conducir ebrio y causar un accidente

Escribá acepta una multa y la pérdida del carné por cuadruplicar la tasa de alcoholemia tras un choque que dejó un herido

14.09.2017 | 01:17
El catedrático de Biología de la UIB Pablo Escribá, condenado ayer por conducir ebrio.

El apunte

  • Un investigador bajo sospecha por un producto anticáncer
    Pablo Escribá, catedrático de Biología Celular, fue detenido por la Policía el pasado mes de abril, junto a otras cuatro personas, acusado de estafar a enfermos de cáncer con el Minerval, un producto en fase experimental, desde el año 2004. El juzgado que investiga el caso archivó la causa la semana pasada al no encontrar indicios delictivos ni de que los compradores del producto fueran engañados. La fiscalía decidió recurrir esta decisión ante la Audiencia Provincial, que todavía no se ha pronunciado.
    El auto del magistrado, sin embargo, resalta que la venta de Minerval no había sido autorizada por la Agencia Española de Medicamentos y aprecia por ello indicios de que Escribá pudo vulnerar la legislación sobre fármacos, por lo que ha remitido las actuaciones al ministerio de Sanidad.

El catedrático de la UIB Pablo Escribá, investigado por el caso Minerval, fue condenado ayer por conducir ebrio y causar un accidente de tráfico en el que una persona resultó herida hace algo más de dos años en Palma. El científico deberá pagar una multa de 4.320 euros y se le retira el carné durante dos años y medio, lo que supone su pérdida de vigencia, por un delito de lesiones por imprudencia grave. Escribá iba al volante de su coche con una tasa más de cuatro veces superior al límite máximo, se saltó un semáforo en rojo y colisionó contra otro vehículo en el que iban una mujer y su bebé de siete meses. En el impacto, la madre sufrió una lesión cervical de la que tardó casi cuatro meses en recuperarse. El acusado reconoció los hechos durante el juicio celebrado ayer, después que su letrada y la fiscalía alcanzaran un acuerdo de conformidad.

Los hechos, como admitió el propio catedrático en la vista oral, ocurrieron el 11 de junio de 2015 poco antes de las seis menos cuarto de la tarde. Escribá circulaba en su coche por la carretera de Valldemossa, en Palma, cuando a la altura del número 24 no advirtió que un semáforo en rojo le obligaba a detener la marcha.

Una mujer y su bebé de 7 meses


El hombre se adentró así indebidamente en un cruce y chocó contra otro vehículo, ocupado por una mujer y su hija de siete meses. Tras el choque, la madre empezó a quejarse de un fuerte dolor en el cuello y varias llamadas alertaron a los servicios de emergencias. Al lugar acudieron ambulancias y patrullas de la Policía Local.

Los agentes elaboraron un atestado sobre las circunstancias en las que se produjo la colisión y sometieron a los conductores implicados a la prueba de alcoholemia. Escribá dio positivo. Arrojó una tasa del 1,07 miligramos por litro de aire espirado, multiplicando por cuatro el nivel máximo permitido, que es de 0,25. Los policías detuvieron entonces al científico como presunto autor de un delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas. Fue trasladado a una comisaría, donde se le tomó declaración sobre el siniestro, y quedó en libertad unas horas después.

La mujer que conducía el otro coche precisó asistencia médica por las lesiones sufridas en el accidente. Los facultativos comprobaron que presentaba una cervicalgia y, aunque no tuvo que ser hospitalizada, tardó 110 días en recuperarse. Además, el vehículo contra el que colisionó Escribá sufrió importantes daños, que fueron tasados en 339,63 euros.

La investigación de la Policía Local atribuyó toda la responsabilidad del accidente al catedrático, ya que según las pesquisas la gran cantidad de bebidas alcohólicas ingeridas disminuyeron sus facultades hasta el punto de no advertir un semáforo en rojo y saltárselo.

Un juzgado de instrucción de Palma abrió diligencias por el accidente y acabó procesando a Escribá. La fiscalía reclamó en su escrito de conclusiones provisionales seis meses de prisión para el hombre. Sin embargo, el ministerio público rebajó ayer su petición de pena tras alcanzar un acuerdo con la defensa del científico y la compañía con la que tenía contratado el seguro del vehículo antes de celebrar la vista oral.

Así, Escribá compareció en un juzgado de lo penal de Palma, en Vía Alemania, admitió los hechos y se declaró autor de un delito de lesiones por imprudencia grave. Como contemplaba el acuerdo entre las partes, el catedrático aceptó pagar una multa de 12 meses a razón de 12 euros diarios y la retirada del permiso de conducir durante dos años, seis meses y un día. En la práctica, esto supone que el carné perderá su vigencia y Escribá deberá volver a examinarse para poder conducir de nuevo. El propietario del coche contra el que colisionó el catedrático de la UIB deberá ser indemnizado con 339,63 euros por los daños que padeció su vehículo en el accidente de tráfico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sucesos

Detenido el conductor implicado en el accidente mortal de un motorista

El sospechoso se habría saltado un semáforo en rojo en el Paseo Marítimo de Palma y está acusado...

Apuñalan a un taxista para robarle la recaudación en Palma

Apuñalan a un taxista para robarle la recaudación en Palma

La víctima ha recibido dos cuchilladas por parte de un cliente esta madrugada en el Camí dels Reis

Denuncian descoordinación en la extinción del incendio del Polígono de Marratxí

La Agrupación de Bomberos de Palma afirma que si las emergencias hubieran partido de Ciutat y no...

Acuden a desahuciar a un hombre y descubren su cadáver momificado

Se estima que llevaba cuatro años muerto en su casa del barrio madrileño de Simancas

Los bomberos sofocan un incendio en la chimenea de un bar en Palma

Los bomberos sofocan un incendio en la chimenea de un bar en Palma

Los hechos ocurrieron ayer a las diez de la mañana cuando el hollín acumulado en el conducto prendió

´La Manada´ interpretó los "gemidos" de la víctima como consentimiento

´La Manada´ interpretó los "gemidos" de la víctima como consentimiento

El abogado de la joven afirma que "mienten como bellacos" porque los vídeos desmontan su versión

Enlaces recomendados: Premios Cine