Condenado el maquinista de un tren que arrolló y mató a un conductor en Palma

El acusado acepta un año de prisión por causar el siniestro al no atender las indicaciones de seguridad

14.06.2017 | 22:43
Policías, bomberos y técnicos, junto al coche de la víctima y el convoy que lo arrolló.

El maquinista de un tren de Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM) aceptó ayer un año de prisión por arrollar un coche cuyo conductor murió en un paso a nivel junto a la estación de Verge de Lluc, en Palma. El acusado admitió ayer durante el juicio que obvió las indicaciones de seguridad y llevaba el convoy a una velocidad superior a la indicada, lo que provocó la colisión con el turismo de la víctima, un hombre de 79 años que no llevaba puesto el cinturón de seguridad y falleció en el acto. El trabajador de SFM se declaró autor de un homicidio imprudente después de que su letrato, David Burgos, y el fiscal –cuya petición inicial era de tres años de cárcel– alcanzasen un acuerdo de conformidad. La condena le inhabilita para su profesión de maquinista en vías públicas durante tres años, aunque podrá seguir desempeñando otras funciones en la empresa.

Con su conformidad, el procesdo, de 42 años, dio por bueno el relato de la acusación. El siniestro ocurrió el 12 de noviembre de 2015, hacia las once y media de la mañana, cuando el ahora condenado iba a los mandos de un tren que circulaba entre la estación Intermodal y la de Marratxí. El Control de Tráfico Centralizado informó al maquinista de un fallo en el sistema automático de enclavamiento.

Obvió las advertencias

Debido a esta avería, debía circular entre la entrada de Son Rullan y el semáforo situado más allá del paso a nivel de la calle So Na Dolça a una velocidad que le permitiera detener el convoy en caso de encontrar un obstáculo en la vía, lo que se conoce como "marcha a la vista". Además, debía respetar la señalización de ese tramo.

Pese a estas advertencias, el tren alcanzó los 53 kilómetros por hora en ese tramo, superó una señal que le obligaba a detenerse y evitó así la activación del mecanismo que hacía bajar las barreras del paso a nivel de la calle So Na Dolça. También desoyó el sistema que, cuando el tren se encontraba a 580 metros, le alertaba de que ese cruce no estaba cubierto.

Todo ello provocó que en ese paso a nivel, cuyas barreras permanecían abiertas, el convoy se llevara por delante y arrastrara varios metros un Seat Ibiza conducido por un hombe de 79 años. La víctima no llevaba puesto el cinturón de seguridad. Sufrió un shock traumático y una parada cardiorrespiratoria y falleció en el acto. Su mujer y su hija fueron indemnizadas por la compañía aseguradora de Serveis Ferroviaris de Mallorca.

El maquinista compareció ayer en la vista oral celebrada en un juzgado de lo penal de Palma, donde reconoció estos hechos y se conformó con una pena de un año de prisión por un delito de homicidio imprudente y tres de inhabilitación para el ejercicio de la profesión de maquinista por un plazo de tres años.

La defensa del procesado ha alcanzado un acuerdo con la dirección de Serveis Ferroviaris de Mallorca para evitar que la inhabilitación le impida trabajar. El pacto establece que durante ese plazo el hombre condenado no podrá ponerse al mando de trenes que circulen por el trazado ferroviario público, pero sí realizar otras funciones en las instalaciones de la compañía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine