Tribunales

Juicio por violar a una joven inconsciente

Tres testigos confirmaron ayer que la víctima se hallaba triste y muy afectada tras ser forzada en un bar de Inca en 2013

18.05.2017 | 08:59
El acusado de abusos sexuales a una joven en un bar de Inca, ayer durante el juicio en la Audiencia.

La Audiencia de Palma continuó ayer con un juicio contra un hombre por violar a una joven que estaba inconsciente en un bar de Inca en diciembre de 2013. El sospechoso se enfrenta a una petición de pena de ocho años de prisión por parte de la fiscalía por un delito de abusos sexuales no consentidos con acceso carnal.

El hombre volvió a sentarse ayer en el banquillo de los acusados ante el tribunal de la sección segunda. Escuchó la declaración de tres testigos, que confirmaron que la víctima se hallaba confusa, muy afectada y triste tras los hechos. "La chica estaba anímicamente hundida, abatida, no tenía lesiones físicas visibles, la situación que vivió fue confusa", manifestó una guardia civil. Según su versión, la perjudicada le explicó que había tomado cuatro o cinco cervezas en un bar y luego se desvaneció. "Dijo que no tomó drogas, pero tiempo antes había estado en tratamiento por depresión y eso le pudo afectar", añadió. La agente detalló que la víctima fue consciente de que la violaba un hombre pero ella no era capaz de reaccionar por su estado de somnolencia. "No consiguió verlo, alguien le quitó de encima a su agresor", apuntó la testigo.

Una amiga de la perjudicada indicó que la joven le contó que pensaba que le habían metido algo en la bebida. "No se encontraba bien, por eso el dueño del local le dijo que podía tumbarse en un sofá en una sala apartada del pub, luego se despertó y notó que tenía un hombre encima. Al entrar allí el dueño, se lo quitó de encima", recordó la testigo. "Ella estaba llorando, con un ataque de ansiedad, no le salían las palabras. No tenía fuerzas para ir a denunciar. Tenía miedo de que la pudieran buscar o hacerle algo", señaló la allegada, quien también confirmó que la joven le comentó que había sido forzada.

Al día siguiente de los hechos, el 6 de diciembre de 2013, la víctima acudió a las dependencias de la Policía Local de Inca para denunciar que había sido violada dentro de un bar del municipio. Allí, activaron el protocolo y la trasladaron al hospital de Inca. "Ella estaba confusa, afectada y triste", destacó una agente.

La vista oral se suspendió porque la fiscal, la acusación particular y la defensa pidieron que declare un testigo clave desde Reino Unido, cosa que fue imposible ayer por videoconferencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine