29 de noviembre de 2016
29.11.2016

"La escena era estremecedora", destaca el jefe del Grupo de Homicidios

29.11.2016 | 02:45

El entonces jefe del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional en Palma quedó impactado cuando llegó al lugar del crimen, pese a sus ocho años de experiencia en esta unidad. El piso estaba lleno de sangre, apuntó ayer en el juicio. "La escena era estremecedora", destacó. La víctima estaba desnuda y tenía tres cortes muy profundos en el cuello, según su versión. "Se había desangrado completamente", sentenció. Los investigadores comprobaron que no había nada forzado en la casa y que faltaba un cuchillo de grandes dimensiones del cuchillero de la cocina. Según apuntó, el homicida aparcó su vehículo en una zona alejada, atravesó a pie una pequeña parcela de cultivo para no ser descubierto y luego escaló por la parte trasera hacia la terraza de la casa de su expareja. Tras ser detenido, el sospechoso se autolesionó en los calabozos y tuvo que ser trasladado al hospital. La Policía fue la primera en llegar a la vivienda. "Él estaba abrazando el cuerpo de la joven. Junto a su mano derecha había un cuchillo de cocina. Tenía sangre. Era como si lo hubiera dejado caer. Estaba tranquilo. Él repetía 'todo esto por un polvo de mierda'", recordó uno de los primeros agentes que acudió al domicilio del Camí de Sant Jordi. "Me fui a dormir sobre las dos de la madrugada. A las cuatro y cinco me desperté por unos ruidos muy fuertes, pataleaban encima de la cama. También escuché como un gemido ahogado. Me alarmé y llamé a su móvil. No me contestó. Entonces, cogí la llave y subí a su casa a abrir", indicó la madre de la víctima, que descubrió el cuerpo de su hija y al acusado, junto a ella.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine