08 de octubre de 2016
08.10.2016
Malos tratos

Condenado un menor que intentó asfixiar a su novia y la maltrató durante meses

08.10.2016 | 02:45

Un adolescente ha sido condenado a dos años de libertad vigilada por maltratar habitualmente a su novia, a la que intentó asfixiar, durante los seis meses que duró la relación. La sentencia de un juzgado de menores de Palma recoge cuatro episodios violentos y apunta la situación de dominación y sumisión sufrida por la víctima, que padeció agresiones, vejaciones y amenazas. El acusado llegó a entregarle un cuchillo de cocina mientras la conminaba a suicidarse. Según los psicólogos que los trataron, ambos presentan cuadros depresivos, baja autoestima y consumo excesivo de alcohol. La víctima afirmó también que el menor la había violado, pero el magistrado no considerada probada esta agresión.

Los dos adolescentes iniciaron su relación en febrero de 2015. Durante todo el noviazgo, el chico envió a su pareja mensajes intimidantes y vejatorios a través de una red social. Logró, según declararon los psicólogos, que se hiciera lo que él decía y que ella intentara siempre evitar que se enfadara, porque estaba "obsesionada" con que la relación funcionara.

Entre los episodios de malos tratos cometidos por el menor figuran dos intentos de asfixiar a su novia. Ocurrió en la madrugada del 10 de octubre, cuando ambos estaban de fiesta con unos amigos en Magaluf. Discutieron porque ella se hablaba con una chica contra la voluntad de él. El menor le pidió explicaciones, le quitó el teléfono móvil para revisar sus contactos y la inmovilizó poniéndole una pierna en el estómago, para acto seguido ahogarla agarrándola con fuerza por el cuello. La aparición de un taxi por el lugar puso fin a la agresión, que sin embargo continuó unos minutos después.

En otra ocasión, el chico le propinó un bofetón y le tiró una bebida por la cabeza porque no respondió a una pregunta. También relata la sentencia cómo durante una discusión porque ella le reclamaba una deuda, él le entregó un cuchillo de cocina y la invitó a suicidarse. "Toma, rájate", le espetó.

La víctima denunció estos hechos en octubre de 2015 y la Guardia Civil imputó delitos de torturas, contra la integridad moral y malos tratos en el ámbito familiar al menor, que acabó ingresando en régimen cerrado en un centro.

La sentencia, confirmada ya por la Audiencia Provincial, considera al adolescente autor de tres delitos de malos tratos, uno de violencia de género y otro de amenazas. Por ello, estará dos años sometido a libertad vigilada, deberá participar en un programa de prevención de la violencia machista y no podrá acercarse a la víctima en tres años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine