Tribunales

El hombre que degolló a un joven, culpable de homicidio imprudente

El jurado cree que no pretendía matarle, le aprecia tres atenuantes y el fiscal pide 10 meses de cárcel

17.09.2016 | 01:37
El acusado, con camisa azul, ayer antes de conocer el veredicto del tribunal popular.
El acusado, con camisa azul, ayer antes de conocer el veredicto del tribunal popular.

Las claves

  • Homicidio imprudente: No quiso matarle ni pretendía clavar la botella rota en el cuello
    El jurado ha concluido que cuando Emerson M.H. se abalanzó con una botella rota sobre Michael Torres no quería matarle ni clavársela en el cuello.
     
  • Legítima defensa: Reaccionó ante lo que creyó que era un ataque inminente
    A pesar de no considerar probado que la víctima iba a atacar al acusado de forma inminente, el tribunal sostiene que el acusado pensó que iba a sufrir una agresión, por lo que aprecia la atenuante de legítima defensa.
     
  • Confesión y reparación: Se entregó y ha aportado 12.000 euros para indemnizar a la familia
    El tribunal aplica la atenuante de confesión, ya que se entregó y confesó a la Policía sin saber que estaba siendo buscado, y la de reparación del daño por consignar 12.000 euros.

El hombre que degolló a un joven en Gomila la pasada Nochebuena clavándole una botella rota en el cuello no tenía intención de matarlo, según concluyó ayer el tribunal popular. Lo hizo en legítima defensa, creyendo que la víctima iba a atacarle y además confesó los hechos y ha intentado reparar el daño. El veredicto del tribunal considera así a Emerson M.H., colombiano de 37 años, autor de un delito de homicidio imprudente con tres atenuantes por la muerte de Michael Andrés Torres, de 26. Con este veredicto, el fiscal reclamó diez meses de prisión, la acusación particular dos años y medio y la defensa, 9 meses.

La agresión mortal tuvo lugar poco antes de las siete de la mañana del 25 de diciembre pasado en unas escaleras junto a la calle Joan Miró, en Palma. Dos grupos de personas se enzarzaron en una discusión tras un incidente ocurrido poco antes en una discoteca de la zona. Los miembros del jurado han dado por buena –con ocho votos a favor y uno en contra– la versión del acusado y su abogado, Alberto García Carpallo, sobre lo ocurrido durante esa pelea, en la que Emerson M.H. cortó el cuello con una botella rota a la víctima, seccionándole la carótida y la aorta y causándole la muerte apenas 24 horas después.

El tribunal concluye que el acusado no solo no quería matar a su rival, sino que ni siquiera pretendía atacarle en el cuello. "Su intención era agredir, no matar", afirmó la portavoz del jurado. Según el veredicto, el hecho de que el procesado estuviera cuatro escalones por debajo de la víctima cuando se abalanzó sobre ella hizo que no pudiera saber en qué parte del cuerpo iba a darle. Así, los jurados consideran que la muerte de Michael Andrés fue fruto de una imprudencia del procesado.

Además, sostienen que se dieron una serie de circunstancias durante la pelea que "impidieron reaccionar de forma normal" a Emerson M.H. Cuando se abalanzó sobre ella, la víctima estaba tratando de romper una botella de cristal, pero no está probado que fuera a atacarle de forma inminente. Sin embargo, el jurado considera que el acusado reaccionó ante la posibilidad de ser atacado, por lo que aprecia la atenuante de legítima defensa. Por contra, rechaza que el hombre actuara impulsado por un miedo insuperable –como sostenía su defensa–, ya que tenía posibilidad de marcharse del lugar, pero se quedó. Tampoco considera acreditado que Emerson M.H. tuviera en ese momento las facultades alteradas por el consumo de alcohol.

El jurado sí aprecia las otras dos circunstancias atenuantes planteadas por el abogado del acusado, la confesión y la reparación del daño. Por un lado, el veredicto declara probado que cuando el agresor acudió voluntariamente a la comisaría de Policía de Manacor tres días después de los hechos y admitió su implicación, lo hizo sin saber si lo estaban buscando y porque había otra persona inocente detenida por el crimen. Además, el tribunal popular le aprecia la atenuante de reparación del daño por los 12.000 euros que ha depositado para indemnizar a los familiares de la víctima. El jurado se muestra contrario, por unanimidad, a que se le conceda el indulto a Emerson M.H.

De este modo, el jurado declara al hombre autor de un delito de homicidio imprudente con las atenuantes de legítima defensa, confesión y reparación del daño. Tras escuchar el veredicto, el fiscal Ladislao Roig solicitó una condena de diez meses de prisión frente a los doce años que reclamaba inicialmente. El abogado de la acusación particular, Fernando Mateas, pidió una pena de dos años y medio de cárcel –antes del juicio eran 20 años por asesinato– y el de la defensa, nueve meses de reclusión. Respecto a la indemnización para la familia de la víctima, el fiscal y el letrado de Emerson M.H. se mostraron partidarios de cifrarla en 50.000 euros, mientras Mateas solicitó 150.000.

Concluido el juicio, el acusado fue conducido de nuevo a prisión, donde lleva casi nueve meses y aguardará a que el magistrado dicte la sentencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Sucesos

Seprona interviene un guacamayo rojo y 17 especies protegidas más

Seprona interviene un guacamayo rojo y 17 especies protegidas más

Los agentes de la Guardia Civil incautaron en un domicilio en Sant Lluís un caracol marino y...

Esclarecen 90 robos en Formentera

Esclarecen 90 robos en Formentera

La Guardia Civil ha arrestado a una joven pareja por numerosos robos con fuerza...

En Calvià, un bañista en estado crítico tras ser rescatado

Un bañista resultó crítico el pasado viernes por la tarde tras ser ser...

Detenida una pareja por atacar a un taxista en s´Arenal

La Policía Local de Palma arrestó ayer de madrugada a una pareja de origen...

Burundanga en un cumpleaños infantil

Burundanga en un cumpleaños infantil

Una investigación del hospital Son Espases ha permitido confirmar en Palma el primer caso...

Enlaces recomendados: Premios Cine