16 de agosto de 2016
16.08.2016
Delito forestal

Imputado por incendio el hombre que disparó una bengala en s'Espalmador

El juez de guardia de Eivissa dejó ayer al detenido, un italiano de 43 años, en libertad con cargos tras tomarle declaración y decretó el embargo de la embarcación - El arrestado alegó en el juzgado que el artefacto fue lanzado de forma "accidental"

16.08.2016 | 01:23

El apunte

  • Movilizados todos los efectivos disponibles para sofocar el fuego: el fuego declarado la noche del sábado en s´Espalmador, una zona considerada de alto valor ecológico,  provocó la inmediata movilización de todos los efectivos disponibles de los servicios de emergencia. Así, brigadas aéreas y terrestres del Institut Balear de la Natura (Ibanat), Bombers de Eivissa y Formentera, Salvamento Marítimo, Guardia Civil y Protección Civil se activaron para tratar de sofocar las llamas. Los esfuerzos no tardaron en dar resultado y, sobre las ocho menos cuarto de la mañana del domingo, el incendio ya estaba controlado. Unas horas más tarde, ya se había extinguido. Un testigo ya apuntó a que el origen del fuego era una bengala lanzada desde un barco amarrado en las proximidades, que consumió una hectárea de vegetación.

El detenido por el incendio de s'Espalmador fue puesto ayer por la tarde en libertad con cargos después de haber declarado que el disparo de la bengala se produjo de forma "accidental". El magistrado titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Eivissa le imputa un delito de incendio forestal por imprudencia grave. El juez también decretó el embargo de la embarcación desde la que se disparó la bengala que provocó el fuego. Asimismo, el capitán del barco tendrá que prestar declaración hoy en el juzgado para explicar su versión de los hechos.

El abogado del único detenido por el incendio que ha arrasado una hectárea de sabinar en s'Espalmador, Daniel Mundula, consideró ayer que su cliente "no debería estar detenido" y achacó la responsabilidad de lo que ocurrió al capitán de la embarcación, que según declararon los tripulantes a la Guardia Civil, les estaba dando instrucciones sobre cómo utilizar las bengalas.

En el barco viajaban ocho personas, todas italianas, incluidas el capitán y el detenido, R. P., de 43 años, a quien se le imputa un delito forestal por imprudencia grave, castigado con penas de entre uno y cinco años de cárcel.

La embarcación desde la que se lanzó presuntamente la bengala que originó el incendio de s'Espalmador tiene bandera eslovena y es particular, pertenece a una especie de sociedad.

La Guardia Civil tomó declaración el domingo a los ocho tripulantes, que relataron que el capitán estaba explicando cómo usar las bengalas cuando en un momento dado retiró la tapa roja de una (paso previo a su disparo), que lanzó el detenido en dirección a s'Espalmador.

Los tripulantes también declararon que tras lanzar la bengala, el ahora arrestado y otro compañero saltaron al islote para intentar apagar el fuego, según señalaron fuentes jurídicas. A las 23.07 se dio la alarma del incendio.

No obstante, los investigadores no dan crédito a la explicación de los tripulantes, porque consideran que no es habitual que un capitán ofrezca un curso sobre cómo lanzar bengalas por la noche cuando ya han pasado varios días de navegación (al menos llevaban dos días embarcados).

Agentes de la Guardia Civil de Formentera trasladaron desde los calabozos y pusieron ayer por la mañana a disposición del juez de guardia, el magistrado Santiago Pinsach, al detenido, que prestó declaración en el Juzgado de Instrucción número 4.

Un testigo vio cómo desde el barco en el que se encontraba el sospechoso, el Ruah, se lanzó una bengala sobre las dunas que causó el incendio. El barco estaba fondeado en la bahía del islote.

La Guardia Civil ha tomado declaración a otros testigos del suceso en Formentera en el curso de la investigación para reconstruir cómo se inició el fuego que calcinó una hectárea de masa forestal.

El incendio en el islote de s'Espalmador causó una profunda consternación entre los residentes en Formentera. Momentos después de iniciarse las llamas, el presidente del Consell insular, Jaume Ferrer, se mostró "muy preocupado" por el daño que causó el fuego a esta zona catalogada como de alto valor ecológico.

Las labores de extinción resultaron muy complejas. El intenso viento avivó las llamas. Además, el fuego tuvo que ser sofocado de noche para evitar que cobrara mayores dimensiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine