30 de junio de 2016
30.06.2016
Tribunales

La fiscal mantiene su petición de 20 años para el acusado del crimen de Son Bauló

Los forenses confirmaron ayer que la víctima murió por sofocación tras ser golpeada en la cabeza

30.06.2016 | 01:13
Dimitry U., acusado de asesinar a su mujer en la playa de Son Bauló en 2014, ayer en el juicio.

La fiscal mantuvo ayer su petición de pena de 20 años de prisión por un delito de asesinato con la circunstancia agravante de parentesco para Dimitry U., el joven ruso de 31 años acusado de matar a su mujer, Olha Yiuyivna Filatova, ucraniana de 39, en la playa de Son Bauló (Santa Margalida) la madrugada del 7 de marzo de 2014. La letrada de la acusación popular, en representación del Govern, se adhirió a la solicitud del ministerio público, que también confirmó su petición de 12.000 euros de indemnización para la madre de la víctima.

La abogada defensora modificó parcialmente sus conclusiones en el tercer día del juicio con jurado que se celebra en la Audiencia de Palma e introdujo la circunstancia eximente de trastorno mental transitorio al considerar que el imputado actuó perturbado y sin ser consciente de sus actos. Reclamó su libre absolución y de forma alternativa, una pena mínima.

Los forenses ratificaron ayer en la vista oral que la mujer falleció por sofocación tras recibir un golpe en la cabeza. Según su versión, Olha apenas se resistió, tenía poca energía y estaba inerte cuando murió en la arena. "No había lesiones de defensa, no hubo mucha resistencia", indicó el facultativo. Los especialistas determinaron que el autor de los hechos le tapó la nariz y la boca para que no respirara. A los médicos les llamó la atención cuando practicaron la autopsia un infiltrado hemorrágico y una lesión en el frenillo de la boca, propios del mecanismo de sofocación. "Cuando a una persona le ponen la mano en la boca, intenta moverse, resistirse, para poder respirar. En ese pequeño forcejeo se producen estas lesiones", argumentó el perito.

Los facultativos precisaron que el cadáver solo tenía arena en los ojos y la boca. "El resto, está limpio", apuntó uno de ellos. Los forenses detectaron un golpe en la sien derecha, de donde había salido un reguero de sangre. "Es un área contusa con tres heridas provocadas por un objeto irregular. Fue un golpe con energía. Se golpeó directamente a esa zona", añadió el especialista. Según manifestó, cuando Olha recibió el golpe en la cabeza, estaba viva.

Tras ese primer impacto en la cabeza que no le produjo la muerte, la víctima luego fue asfixiada y entonces pereció.

Los médicos también hallaron en la zona sacra de la mujer y las piernas varias lesiones que se produjeron al ser arrastrada "sin ningún tipo de cuidado" por la arena. Otras heridas en las extremidades eran compatibles con una caída en las rocas.

Rechazan que fuera violada

Los forenses descartaron que la perjudicada hubiera sido agredida sexualmente. Cuando el cuerpo fue hallado en la playa de Son Bauló, tenía los pantalones y la ropa interior semibajados, pero lo atribuyeron a la maniobra de arrastre por el arenal.

Los peritos también estudiaron el corazón de la mujer y no apreciaron ningún problema cardiaco. Incluso, mandaron el órgano a un laboratorio para ser analizado a nivel microscópico y no se detectó ninguna lesión ni nada relevante. Tampoco en la historia médica de la mujer aparecía una cardiopatía. Los facultativos descartaron que la víctima hubiera sido reanimada, por lo que desmontaron la versión del acusado. "Ella era extremadamente delgada. No se alimentaba bien o era anoréxica", apuntaron.

Dimitry U. se mostró molesto cuando escuchaba las declaraciones de los forenses. Se levantó del banquillo y se sentó junto a su letrada, a la que apuntó varios detalles en un papel. Luego, regresó de nuevo al banco de los acusados visiblemente contrariado y negando con la cabeza.

Los psicólogos forenses recalcaron que no apreciaron una patología psicótica ni alteración mental en el sospechoso. Según su versión, él les explicó que quería suicidarse y le detectaron varias lesiones y cortes superficiales. "No tenía antecedentes patológicos. Es una persona muy delgada. Es el típico don Quijote", detalló uno de los peritos. Un especialista en grafología de la Guardia Civil ratificó que Dimitry U. era el autor de una carta manuscrita en inglés que había dejado en casa. Otro especialista que analizó la piedra hallada junto al cadáver dijo que se obtuvo sangre de la víctima y restos orgánicos de ella y Dimitry.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine