07 de junio de 2016
07.06.2016
Policía Local

Detienen a un pedófilo y le protegen para que no le linchen en Son Gotleu

El pederasta fue sorprendido cogiendo un niño en los brazos, besándole y haciéndose fotos con él

07.06.2016 | 02:45

Un pedófilo necesitó escolta policial, para evitar ser linchado por vecinos de Son Gotleu, mientras los agentes de la Policía Local procedían a su detención por un presunto delito de abusos sexuales. Una turba se había dirigido hacia su domicilio para intentar pegarle una paliza. Los efectivos tuvieron que hacer un pasillo de seguridad para conseguir introducirle en el furgón.

Los hechos por los que fue arrestado ocurrieron sobre las nueve de la noche del pasado viernes en un parque del barrio palmesano. Una mujer observó desde un edificio como un hombre cogía un niño de cuatro años en los brazos, le besó en los labios y le hizo fotos. A continuación, la testigo avisó a su madre.

La madre se dirige al sujeto que se había hecho fotos con su hijo y le insta a que borre todas las imágenes que había captado con él en su teléfono móvil. El pedófilo acató sin rechistar y eliminó las fotografías tomadas a este niño. No obstante, la progenitora se percató de que el individuo tenía más imágenes de otros menores.

Ante este hecho, la alerta empezó a cundir en el vecindario. Este individuo, de 50 años de edad y nacionalidad italiana, se había visto envuelto en hechos similares con anterioridad.

El incidente ocurrido en el parque corrió de boca en boca. Por su comportamiento del viernes y de otras ocasiones, los vecinos del barrio llegaron a la conclusión de que se trataba de un pedófilo y de suponía un peligro para sus hijos pequeños. A partir de este instante, muchos de los residentes tomaron la determinación de tomarse la justicia por su mano.

Una multitud en la puerta

Una patrulla de agentes de la Policía Local de Palma no tardó en personarse en el domicilio del sospechoso poco tiempo después de los hechos acaecidos en el parque. Los agentes le preguntaron al individuo por las fotos que había tomado de un menor en el parque.

El individuo se ufanó de haberles eliminado de su teléfono móvil. Esta respuesta no satisfizo a los agentes, que decidieron intervenirle el terminal por si los expertos eran capaces de recuperar las imágenes captadas del niño en el parque.

Cuando los agentes se encontraban en el inmueble, se percataron de que una multitud se había concentrado en las inmediaciones del domicilio con la intención de tomarse la justicia por su mano y linchar el presunto pederasta.

A los efectivos no les quedó otra alternativa que avisar a refuerzos para poder sacarlo de allí sin que resultara agredido. Agentes de la Unitat d'Intervenció Immediata (UII) establecieron un pasillo para que el presunto pedófilo pudiera ser introducido en el furgón con mínimas garantías de seguridad. A continuación, fue conducido al calabozo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine