Cinco detenidos por robar 280.000 euros en un domicilio del Port d'Alcúdia

La banda estaba muy organizada y cada uno tenía encomendada una misión concreta - Los ladrones aprovecharon la ausencia de los moradores

22.01.2016 | 10:27

Los cinco miembros de una banda de delincuentes rumanos tenían delimitada perfectamente su función antes de perpetrar un golpe en el domicilio del dueño de un conocido restaurante del Port d'Alcúdia. El botín ascendió a 280.000 euros en efectivo. Agentes de la Guardia Civil les detuvieron por un presunto delito de robo con fuerza.

El robo lo perpetraron el pasado 22 de agosto en un domicilio situado en un tercer piso de la calle Gabriel Roca del Port d'Alcúdia. Los delincuentes sabían de antemano que ese día no había moradores en la vivienda del dueño de un restaurante de la localidad.

Los miembros de la banda actuaron de una forma extremadamente compenetrada, de acuerdo con un plan milimétricamente trazado. Mientras unos tenían asignadas labores de vigilancia, otros tenían encomendado sustraer el dinero en efectivo del domicilio.

Investigadores del Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Pollença se hicieron cargo de las pesquisas. Los expertos constataron desde un primer momento que el delito había sido cometido por un grupo de delincuentes muy organizado.

A partir de estas pesquisas, los agentes del Instituto Armado activaron la denominada 'Operación Stornino' para tratar de capturar a los delincuentes.

La madrugada del pasado martes 19 de enero se inició la fase de explotación de dicha operación, que concluyó el miércoles. Los investigadores detuvieron a cinco hombres, todos ellos de nacionalidad rumana, con edades comprendidas entre los 20 y 40 años por su presunta implicación en el robo en el domicilio. Todos ellos fueron puestos ayer a disposición judicial.

Intento de robo

Por otro lado, agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron en la madrugada del miércoles a un delincuente alemán cuando trataba de robar en el polideportivo Germans Escalas, de Palma. El ladrón, de 41 años, fue sorprendido cuando golpeaba una puerta con un pico de obra.

Una patrulla de la Policía Nacional se desplazó a la calle Sant Ignasi después de recibir el aviso de ruidos sospechosos en un almacén. El ladrón pasó poco después al polideportivo, donde trató de robar. Los agentes le detuvieron y averiguaron que era buscado por corrupción de menores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine