Derrumbe mortal

Cort sancionará al hotel de s'Arenal porque no tenía licencia de obras

La promotora del Llaüt Palace estaba pendiente del permiso definitivo y solo tenía autorización para construir el sótano

23.09.2015 | 01:25
Dos técnicos revisan ayer por la mañana el lugar donde colapsó la estructura del hotel en obras.

La investigación

  • La Policía interroga a los responsables de las obras

    El grupo de Homicidios de la Policía Nacional, encargado de investigar las circunstancias en las que se produjo el accidente laboral, ha comenzado ya a tomar declaración a los responsables de la obra y el resto de trabajadores para intentar establecer una hipótesis sobre lo ocurrido. Fuentes policiales señalaron ayer que las pesquisas se encuentran en una fase muy inicial, ya que no se ha podido estudiar con detalle la zona en la que se produjo el derrumbe, que fue precintada por los investigadores. Será necesario asegurar y mover la gran placa que cayó sobre las víctimas para analizar tanto las sujeciones como el estado del hormigón. Los agentes y un grupo de peritos estudiarán, entre otras cuestiones, si los puntales estaban en buen estado y eran suficientes para soportar el peso. La investigación podría tardar varios meses en aportar datos definitivos.
    Por su parte, el juzgado de instrucción número 10 de Palma, que se encontraba en funciones de guardia cuando ocurrieron los hechos, ha abierto ya diligencias previas y será el encargo de tramitar la causa.

El hotel Llaüt Palace –el establecimiento en construcción donde el pasado lunes fallecieron dos trabajadores– solo tenía licencia de obras para construir el sótano, pero no para edificar el resto de plantas. Así lo comunicó ayer el Ayuntamiento de Palma, que informó que paralizará los trabajos y abrirá un expediente sancionador contra la empresa promotora del hotel, Inversiones Llaüt SL.

El regidor Antoni Noguera y el gerente de Urbanismo de Cort, Joan Riera, explicaron que la empresa no tenía autorización para levantar ninguno de los pisos del hotel, aparte del subterráneo.

Además, los responsables municipales de Urbanismo señalaron que la obra no tenía aprobado el proyecto de ejecución. Inicialmente presentaron un proyecto básico para construir cuatro plantas. Según el consistorio, para aprobarse la licencia urbanística hacía falta un permiso de AENA, porque ese tramo de la Platja de Palma es zona de influencia aeroportuaria.

Por otra parte, las modificaciones legales que realizó el PP durante la pasada legislatura les permitían edificar más plantas, por lo que la empresa cambió el proyecto en dos ocasiones. De acuerdo a la última solicitud presentada ante Cort, querían edificar nueve plantas (el sótano, la planta baja y siete alturas).

El Ayuntamiento asegura que los promotores comenzaron la obra sin tener todos los papeles en regla. Por ese motivo, el área de Urbanismo tomó ayer dos decisiones. La primera tendrá efecto inmediato: Cort decretará la paralización de las obras de construcción, porque entienden que no se ajustan a la legalidad. La segunda medida será la apertura de un expediente sancionador contra la empresa promotora de las obras, Inversiones Llaüt SL.

El administrador de Inversiones Llaüt SL, Guillermo Alomar, que también está vinculado al centro comercial de ses Fontanelles, declaró ayer a este diario que está "sorprendido por las manifestaciones del Ayuntamiento".

"El plan de ejecución fue presentado el 3 de agosto de este año, por lo que nosotros entendemos que tenemos todas las licencias en vigor para construir seis plantas. Mañana [en referencia a hoy] presentaremos un escrito ante el consistorio", explicó Alomar.

El Ayuntamiento manifestó que había realizado inspecciones ordinarias de la construcción del hotel Llaüt Palace, pero los funcionarios no habían detectado fallos. El cartel informativo que exhibía la empresa a las puertas de la obra señalaba que estaban autorizados a edificar el sótano más seis plantas, por lo que los celadores asumieron que todo estaba en regla.

Los heridos reciben el alta

En la parcela de la avenida de Amèrica con la calle de los Trobadors ayer siguieron las comprobaciones a pie de obra. La policía científica y la inspección de Trabajo volvieron a revisar el voladizo de 50 toneladas de hormigón que causó dos muertos y dos heridos al desplomarse. Los puntales y las maderas que sostenían el encofrado continuaban en el suelo a la espera de recabar nuevos indicios.

Los dos trabajadores heridos –Javier S. G. y David R. B.– ya han recibido el alta médica, aunque todavía presentan magulladuras en el cuerpo. Uno de ellos explicó a sus conocidos que vio caer el forjado y se apartó a tiempo para evitar el impacto de la estructura caída.

Los empleados también explicaron ayer que, cuando la jácena se vino abajo, los encofradores fallecidos comenzaban a mover los puntales. Fue al principio de la tarea –poco después de recibir la orden de retirar el encofrado y quitar las primeras sujeciones– cuando tuvo lugar el accidente.

También se acercaron ayer a la obra los promotores y propietarios del hotel Llaüt Palace para evaluar qué deberán hacer para asegurar la zona. La empresa constructora, Ferrovial Agroman, movilizó varios técnicos desde Madrid para comprobar la estructura. Una quincena de personas pasó la mañana de ayer en la parcela del siniestro. Además, las patrullas de la Policía Nacional y la Policía Local se acercaron a la zona durante todo el día.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine