Persecución de un niño de 13 años que conducía un coche a toda velocidad hacia Son Banya

Motoristas de la Policía Nacional dieron el alto al vehículo en La Soledat y el conductor aceleró y se metió en la autopista hacia el poblado - Los agentes le identificaron e informaron a la Fiscalía

19.08.2015 | 01:30
Un agente de la Policía Nacional durante una operación en el poblado de Son Banya.

Un niño de 13 años iba al volante de un coche por La Soledat cuando dos motoristas de la Policía Nacional se le acercaron y le dieron el alto. Lejos de acatar la orden, el menor dio un brusco acelerón y enfiló la calle de Manacor y la autovía de Llevant hasta refugiarse en su casa en Son Banya. Los agentes le identificaron y lo comunicaron a la Fiscalía, ya que era inimputable debido a su corta edad.

Los hechos ocurrieron sobre las siete de la tarde del lunes en la calle Ànimes del barrio palmesano de La Soledat. Un Citroën Xsara de color azul conducido por un niño callejeaba por la zona. De repente, una pareja de 'Rayos', motoristas del Cuerpo Nacional de Policía, le salió el paso y le dieron el alto.

El jovencísimo conductor del vehículo hizo caso omiso. De hecho, se dirigió hacia la calle Manacor y, al llegar a la rotonda de Can Blau, se incorporó a toda velocidad a la autovía de Llevant. El niño pisó a fondo el acelerador para tratar de despistar a los motoristas de la Policía.

La persecución de los motoristas al vehículo se prolongó por la autovía hasta que el menor decidió tomar el desvío hacia el Coll den Rabassa. Su destino era el poblado de Son Banya.

Los agentes de los 'Rayos' no le perdieron la pista y observaron cómo el Citroën Xsara se introducía en el conflictivo asentamiento. Los ocupantes del vehículo fueron los primeros en abandonarlo.

Finalmente, el niño que iba al volante del coche abrió la puerta, echó a correr y se refugió en una de las viviendas del conflictivo poblado. Los agentes llamaron a la puerta del domicilio.

Ante los requerimientos de los agentes, el padre les entregó al niño. Los policías identificaron al pequeño que iba al volante del Citroën Xsara y constataron que era inimputable de delito alguno, ya que aún no había cumplido 14 años. Los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía se limitaron por tanto a identificarle por completo y a comunicar el incidente a la Fiscalía de Menores.

Por otro lado, unas horas antes y a escasos metros de distancia, un Citroën C5 con varios jóvenes a bordo embistió a varios coches estacionados en la calle Puerto Rico del barrio palmesano de Nou Llevant. El conductor tampoco se detuvo y prosiguió la marcha.

Este incidente ocurrió en torno a las doce del mediodía en la confluencia de las calles Felicià Fuster con Puerto Rico. El conductor del Citroën C5 dio un brusco volantazo e impactó contra tres vehículos que estaban estacionados frente al centro de salud Emili Darder.

El coche colisionó contra un todoterreno Toyota, un Chevrolet y una furgoneta Fiat Fiorino. La colisión causó un gran estruendo e importantes desperfectos a los tres vehículos estacionados en la vía pública. A pesar de esta circunstancia, el conductor no se detuvo y prosiguió la marcha.

Testigos de la colisión

Numerosos testigos se echaron a la calle para comprobar el alcance de los daños y si su coche había sido alguno de los afectados por el conductor desaprensivo. A continuación, los dueños de los vehículos avisaron a la Policía Local de Palma.

Una patrulla se desplazó poco tiempo después hasta la calle Puerto Rico para tratar de interceptar al conductor del coche infractor y elaborar el correspondiente atestado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine