La UIB busca a mayores de 65 que no sufran dolor crónico para un estudio

La prueba permitirá estudiar las diferencias neurobiológicas de las áreas cerebrales relacionadas con el dolor entre las personas mayores y las jóvenes

27.10.2015 | 15:23

El grupo de investigación en Neurociencia Cognitivoafectiva y Psicología Clínica de la Universidad de las Islas Baleares (UIB) busca voluntarios entre personas de más de 65 años que no sufran ni dolor crónico ni problemas neurológicos, para participar en un estudio sobre el dolor crónico y el envejecimiento.

Un equipo de investigadores del Instituto Universitario de Investigación en Ciencias de la Salud (IUNICS) requiere personas que cumplan dicho perfil para que participen como voluntarios en una única sesión de electroencefalografía en el marco de un estudio sobre la relación entre el dolor crónico y el envejecimiento, ha informado la UIB en un comunicado.

La prueba permitirá estudiar las diferencias neurobiológicas de las áreas cerebrales relacionadas con el dolor entre las personas mayores y las jóvenes, con el objetivo de analizar si los cambios que se asocian al dolor crónico son, en términos generales, similares a los que se producen durante el envejecimiento normal y saludable.

El estudio forma parte de la actividad investigadora del grupo de investigación en Neurociencia Cognitivoafectiva y Psicología Clínica, dirigido por el doctor Pedro Montoya, sobre el dolor crónico.

Esta patología es el principal motivo de consulta médica y una de las mayores cargas de los sistemas de salud del mundo desarrollado.

Las terapias actuales son todavía inadecuadas para determinados tipos de dolor o provocan efectos secundarios intolerables. Por ello, se hace necesario investigar las bases neurofisiológicas del dolor crónico para poder evaluar y gestionar este problema.

En este marco, el estudio de la UIB parte de investigaciones previas de neuroimagen que han demostrado que el dolor crónico produce cambios estructurales y funcionales en el sistema nervioso central muy parecidos a los que se producen como consecuencia del envejecimiento.

Los investigadores piensan que la persistencia del dolor puede provocar un envejecimiento prematuro en las estructuras relevantes para el procesamiento del dolor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine