El legado de Queen revive en el Auditòrium

Unos 40 artistas de la Symphonic Rhapsody of Queen reinterpretarán las canciones de la mítica banda

20.11.2014 | 02:35
Un momento de la actuación de Symphonic Rhapsody of Queen.
Un momento de la actuación de Symphonic Rhapsody of Queen.

La Symphonic Rhapsody of Queen aterrizará en el Auditòrium de Palma el sábado 22 de noviembre, noche en la que el legado de la legendaria banda de Freddie Mercury y Brian May será reinterpretado por los artistas de este ambicioso proyecto escénicomusical dirigido y producido por Juan Senabre.

"Es un espectáculo distinto a todo lo que se ha hecho antes con Queen. Solo en el escenario se juntan 40 personas entre cantantes, orquesta sinfónica y músicos de rock de sobrada trayectoria internacional", explica el promotor, que no quiere ni oír las palabras "tributo" o "musical". "Huímos de todo eso. En nuestras actuaciones nadie imita. No hay pelucas, ni bigotes", afirma Senabre. "Cada artista imprime su personalidad y hace suyo el repertorio del grupo, realizando un derroche escénico que se puede sintetizar en una palabra: engancha".

Una de las particularidades del recital es que cuenta con cuatro cantantes diferentes que, en conjunto, reúnen una hoja de servicios envidiable. Entre todos han actuado junto a James Brown, BB King, Creedence Clearwater Revival, Status Quo y hasta en Broadway y en el festival de Eurovisión. "Es un lujo. Desde el principio asumieron el reto y aseguro que no defraudarán a nadie".

A pesar de las sobradas tablas que presenta la formación, ¿notan la responsabilidad de trabajar con la obra de un conjunto tan querido como Queen? "Al principio sí que nos preocupaba ver cómo lo encajaba el público, pero después de cinco giras, más de 120.000 espectadores y una sólida legión de seguidores, ya no. Siempre insisto en que es una experiencia difícil de explicar, que se tiene que vivir", comenta. "Es increíble comprobar cómo se involucra el público, que pasa por todas las etapas emocionales que una persona puede vivir: ríen, lloran, se enamoran y, finalmente, enloquecen", manifiesta el director del concierto, que se enorgullece de coordinar una función "familiar y multigeneracional".
Lo curioso es que Senabre no era precisamente un fanático de Queen, "aunque sí sabía lo que supondría enfrentarse a un reto así con la voluntad de transgredir con algo diferente. Queen es un icono y queríamos estar a la altura". Que continúe el espectáculo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine