Ciencia

¿Por qué odiamos nuestra voz?

Razones por las que percibimos un tono distinto al que creíamos tener cuando nos escuchamos en una grabación

10.11.2014 | 19:42
Nuestra voz suena distinta cuando la escuchamos grabada.
Nuestra voz suena distinta cuando la escuchamos grabada.

Nuestra voz es única. Los tonos, sensaciones, gravedad... Por lo general, no prestamos mucha atención a cómo suena cuando hablamos. Pero sí es muy frecuente que personas que escuchen sus voces grabadas, a no ser que se trate de algún barítono o soprano, tiendan a mostrar disgusto o piensen: "¿Esa es mi voz?, ¿cómo puede sonar así?"

La explicación es científica y sigue un proceso que sorprende a muchos. En resumen, de lo que se encarga la ciencia es de contestar a la pregunta de por qué los sonidos de la voz que nosotros percibimos como propios suenan mucho más graves y ´aceptables´ que cuando los escuchamos reproducidos en un teléfono, una grabadora o cualquier otro dispositivo de grabación.

Cuando hablamos, el sonido de nuestra voz inicia dos caminos distintos hasta quedar ´registrado´ en el cerebro y en nuestras propias percepciones. El sonido entra por el canal auditivo externo, pasa por el tímpano y también por lo que se conoce como ´oído medio´ y llega hasta la cóclea, una estructura con forma de espiral.

Dentro de ella se halla el órgano de Corti, que transforma las vibraciones del sonido en impulsos nerviosos que son enviados hasta el cerebro, que los ´descodifica´ y hace que percibamos nuestra voz tal y como lo hacemos.

Este es el camino ´normal´, el que hace que escuchemos lo que decimos cuando hablamos con otras personas. Pero existe también otra vía que es la que determina que nuestra voz nos suene ´rara´ cuando la escuchamos grabada. El sonido viaja también a través de conductos óseos hasta la cóclea. Dichos conductos son los responsables de hacer nuestro tono más grave, más ´serio´.

Cuando escuchamos la voz grabada, no percibimos la gravedad causada por este paso por vías óseas. Se refuerzan los tonos agudos, eliminándose así la sensación de seriedad que nos produce. Como los reproductores de grabación han proliferado con el paso del tiempo, en especial con el uso de los 'smartphones', cada vez más gente puede escuchar su voz en videos grabados con los teléfonos. Esto hace que muchas reciban con cierta hilaridad y sorpresa su tono de voz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine