Arte isleño en los souvenirs de museo

El dibujante Jorge Isaurralde Tatúm y el arquitecto Gabo Golomb diseñan objetos de autor que se distribuyen por todo el país - El Thyssen acaba de ´ficharles´

03.10.2013 | 06:50
Jorge Isaurralde Tatúm y Gabo Golomb, en su estudio de Son Sardina.
Jorge Isaurralde Tatúm y Gabo Golomb, en su estudio de Son Sardina.

Los devaneos autorales de Jorge Isaurralde Tatúm y Gabo Golomb con la museografía se remontan a 1991, con Gotan Produccions. Desde su empresa diseñaron con sello propio múltiples proyectos de montajes expositivos para centros artísticos e instituciones, unos encargos que con la crisis y los recortes en Cultura se redujeron, pero que jamás dieron al traste con la afición de ambos por los museos. "Cuando fue bajando el trabajo con las exposiciones, llegó el momento de reinventarse", relatan al unísono el artista plástico Tatúm y el arquitecto Golomb, quienes llevan un año enfrascados en Cartoon Jocs, una línea de objetos para regalo de autor realizados en cartón ecológico e inspirados en el mundo del cómic que han conquistado las estanterías de las tiendas de los museos españoles.

Tanto es así, que la última colección de figuras troqueladas que han producido son interpretaciones en tres dimensiones de cinco animales que aparecen en la pintura El Jardín del Edén de Jan Brueghel I, un cuadro de la colección del Museo Thyssen-Bornemisza. Un encargo exclusivo –es otra de las líneas que esperan desarrollar– para el centro artístico que estará a la venta en sus tiendas a mediados de este mes. Tatúm muestra en su estudio de Son Sardina las maquetas originales pintadas a mano. Sobre la mesa: un caballo, un leopardo, un cisne, un pato y un mono. La precisión, el detallismo, la prestancia de su ejecución saltan a la vista: están la mano del artista plástico y dibujante argentino afincado en Mallorca, quien ha publicado viñetas para El Víbora o Cairo y ahora adapta varios relatos de Ambrose Bierce.

En estos momentos, la producción de las piezas (el embalaje y el empaquetado también están muy cuidados) es cien por cien español. "Un 50% es local, y el otro 50%, de Cataluña", detalla Gabo, quien añade que desde el primer momento tuvieron claro que querían trabajar con un material barato y ligero como el cartón, apto para ser transportado y manejado por los aeropuertos. "Las planchas vienen con las instrucciones de montaje para armar las figuras", explica. Una construcción sencilla: en pocos segundos Golomb monta con las distintas piezas un perro para demostrarlo. "Toda esta historia la empezamos con la serie Bad Doggies", evoca Tatúm, "porque estuve dibujando varios cerberos (perros con tres cabezas) para ser expuestos en el festival Fil de Pollença, en concreto durante la edición que tuvo lugar en verano de 2011". Su práctica con el dibujo de los canes –son características las geometrías constructivistas de las piezas de Tatúm– alcanzó las tres dimensiones a partir de trozos de cartón, que luego fueron pintados a mano con témperas, un color que se traslada luego impreso a la cartulina. La segunda serie de animales que desarrollaron adoptó la forma de peces.

Si hay un conjunto que ha tenido gran éxito es el de las flamencas, una vuelta de tuerca al típico souvenir –e icono kitsch– que muchos extranjeros cargan en la maleta. Un diseño de Tatúm –que incluso se comercializa en Japón– que parte de una colección de postales de los años sesenta. Tanto Tatúm como Golomb esperan ahora que los souvenirs de autor (y ecológicos) de Cartoon Jocs –en los que ambos creadores continúan experimentando tanto en temáticas como en materiales– se afiancen en España y encuentren la puerta para entrar en el mercado europeo, donde el turismo cultural es puntero. De momento, además de en su página de Facebook y en www.cartoonjocs. com, están en el Reina Sofía, en Es Baluard, en Vinçon Barcelona, en el Macba o en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, entre otros. Marca e ingenio isleño que ha entrado en los museos, esta vez y también, por la puerta de sus tiendas.

En la cabeza de Tatúm, totalmente abierta a encargos más específicos, ronda la posibilidad de trasladar a tres dimensiones la creatividad de otros artistas. Así como intentar dar alguna vuelta de tuerca a elementos folclóricos mallorquines.

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine