Laurina Paperina reivindica la risa para ironizar sobre el arte contemporáneo

La artista abre en Ferran Cano un ciclo de cinco exposiciones comisariadas por Albert Pinya

08.03.2013 | 06:30
Laurina Paperina posa junto a dos de sus obras en la Ferran Cano.
Laurina Paperina posa junto a dos de sus obras en la Ferran Cano.

Una de las artistas jóvenes italianas con mayor proyección internacional, Laurina Paperina (Rovereto, 1980), inaugura hoy en la galería Ferran Cano de Palma la primera de las cinco exposiciones comisariadas por Albert Pinya (Palma, 1985) que a lo largo del próximo lustro podrán contemplarse en distintos espacios de la isla.

"La idea es tender un puente entre Mallorca e Italia", explica Pinya, quien se siente en deuda con el país transalpino al ser allí donde su trabajo encuentra gran reconocimiento. "Mi primera exposición en España, en el Museo Vostell de Cáceres, estuvo comisariada por italianos", recuerda.
Las vidas de Paperina y Pinya se cruzaron por primera vez en Berlín en 2008, el mismo año en que la italiana había presentado en España su primera exposición, en Madrid. "Enseguida advertí ciertos planteamientos estéticos que coinciden en ambos", confiesa el palmesano. Desde "el respeto" y esa visión "compartida" sobre el mundo del arte, alejada de la figura del "artista pantocrátor", Pinya le propuso a Ferran Cano un proyecto que con el tiempo fue haciéndose "más ambicioso" y que será inaugurado hoy a partir de las 18.00 horas.

El nombre elegido para el desembarco de Paperina en la isla es el de Spaceballs, 75 obras, todas de creación reciente, sobre papel, tela, madera, vídeo y una intervención site-specific sobre los muros de la galería, con una estética que rompe "con el mundo rosa y enlaza con la estética anti-cartoon y el cómic underground americano", explica la propia artista.

"Paperina reivindica la risa como medio para desarrollar sus obras y con ellas hace una revisión de la historia del arte, del cine, de la música, desmitificando al artista celebrity", apunta Pinya. Las escenas que representa suelen ser grotescas, irreverentes, delirantes y cómicas, como la de una rata comiéndose a Bansky, la muerte haciendo surf o Jackson Pollock comiéndose una bomba delante de un lienzo blanco. "La suya es una propuesta fresca y colorista y una firme apuesta por el sentido del humor, que es lo que más destruye", afirma el galerista Ferran Cano en la que es una de sus últimas exposiciones antes del cierre del espacio que dirige el 1 de julio.

Spaceballs está enmarcada en el Festival Miradas de Mujeres, aunque Pinya y Paperina aclaran: "No creemos en un arte hecho ni por mujeres ni por hombres, sino por personas".

Síguenos también en...

 
Enlaces recomendados: Premios Cine