arte

Antonio López desbanca a Barceló como pintor español vivo más caro

 
Por este cuadro, ´Madrid desde Torres Blancas´ se ha pagado 1,7 millones de euros.
Por este cuadro, ´Madrid desde Torres Blancas´ se ha pagado 1,7 millones de euros.  Foto: A.P.

En la subasta en Christie´s de Londres, celebrada este lunes, se vendió ´Madrid desde Torres Blancas´ por 1,7 millones de euros

EFE. MADRID. La subasta celebrada la noche del lunes en Londres convirtió a Antonio López en el pintor español vivo más cotizado al venderse uno de sus cuadros por 1,7 millones de euros, algo que a él le da aliento para continuar pero que no le parece esencial. "Lo único importante es que el trabajo tenga dignidad", dijo.
Con la subasta en la galería Christie's de su cuadro Madrid desde Torres Blancas, la única de las grandes obras de López que nunca había salido a puja, el manchego se ha convertido en el pintor vivo español más caro del mercado, por delante del mallorquín Miquel Barceló (1957), que tenía el anterior récord, y el catalán Antoni Tàpies (1923).
"Todo depende de quién lo diga. Si lo dijera Dios, estaría muy agradecido a Dios. Lo dice en este momento la sociedad, pues muy agradecido a la sociedad", dijo el pintor, que añadió que "lo único importante es que cuando ya no quede nada más que el trabajo, que el trabajo tenga dignidad. Eso no hay que olvidarlo nunca. Lo demás son las cosas de los hombres. Y de las mujeres", precisó entre risas.
Madrid desde Torres Blancas, que pertenecía a un coleccionista privado, es un óleo sobre tabla de 145 por 244 centímetros que López pintó entre 1976 y 1982 y que, a pesar de ello, presenta numerosas anotaciones y elementos inacabados.
"Nunca se acaban los cuadros del todo. Es un trabajo que se hace en una confrontación con el mundo real, de una complejidad tan grande que llegas hasta donde puedes. Me gusta empezar y continuar y rematar las cosas, lo que pasa es que el remate no tiene un límite muy preciso", explicó.
Las anotaciones que aparecen, tales como cuentas a lápiz, fechas o las palabras "casi negro", tienen que ver "con la duración del tiempo de luz en ese cuadro que representa el atardecer de Madrid", añadió López.
"Casi todo el tiempo aparte de pintar miraba y hacía anotaciones: esto tiene que ser más claro, esto más oscuro, más rojo, porque al hundirse el sol en el horizonte se transformaba muchísimo el color de la ciudad. A veces dudaba entre mirar y hacer anotaciones", dijo.

Enlaces recomendados: Premios Cine