Mirandés22Mallorca

 

El Mallorca consuma su descenso a Segunda B

La entidad mallorquinista abandona el fútbol profesional después de 36 años tras mostrarse incapaz el equipo de ganar en el campo del descendido Mirandés

04.06.2017 | 23:21
El Mallorca consuma su descenso a Segunda B

Ya está. El Mallorca militará la próxima temporada en Segunda División B. Literalmente, el infierno, fuera del fútbol profesional por primera vez en los últimos 36 años. Un descenso ganado a pulso. El partido de ayer en Miranda de Ebro, ante un Mirandés descendido desde la semana pasada y que únicamente se jugaba la honra, fue un reflejo de lo que ha sido toda la temporada: impotencia, falta de calidad, de ambición y concentración. De otra forma no se explica que, en un partido de tanta trascendencia, en el que se sabía que solo la victoria podía dejarles con vida, el equipo encajara el primer gol a los dos minutos. A la media hora llegaría el segundo, acabando con las escasas ilusiones de los mallorquinistas, que para más inri veían cómo los rivales directos cumplían con su obligación.

El gol de Culio a poco del descanso, que servía para acortar distancias, fue un mero espejismo porque en la segunda parte se vio más de lo mismo, la impotencia de siempre y la falta de ideas para hacer daño en la portería rival. Lekic empató al final, pero no sirvió de nada. Con el pitido del árbitro, a doce minutos para las diez de la noche, el Mallorca firmaba su descenso a Segunda B en una temporada nefasta. Los jugadores se tendieron sobre el césped y, a continuación, se dirigieron a los cuatrocientos aficionados que se dieron cita en Anduva, que les despidieron con gritos e improperios irreproducibles.

Habrá tiempo para extraer consencuencias y buscar culpables de este vergonzoso descenso. Pero al primero que hay que señalar es al propietario Robert Sarver. Desde Tejas, a miles de kilómetros de Mallorca, no se puede dirigir un club. Y peor aún, ponerlo en manos de una persona que, con el paso del tiempo, ha demostrado que el cargo de consejero delegado le viene grande, muy grande. Pero, sobre todo, los jugadores, los profesionales. Tres entrenadores han pasado por el club esta temporada, Vázquez, Olaizola y Sergi, y ninguno de ellos ha sido capaz de enderezar la situación.

El Mallorca es de Segunda B por méritos propios. Ha sumado dos puntos de los últimos seis posibles cuando necesitaba la totalidad de los puntos para llegar con vida a la última jornada. No va a poder ser. El club, para tristeza de sus miles de aficionados, ha descendido a los infiernos. Habrá que ver cuánto le cuesta abandonarlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

RCD Mallorca

IB3 y el Mallorca se encallan

IB3 y el Mallorca se encallan

La entidad mallorquinista se niega a participar en la tarifa plana de 20.000 euros que el canal...

Joan Sastre: "Pensamos partido a partido"

Joan Sastre, sorprendente titular en el lateral derecho en perjuicio del recién fichado Fran...

"No creo que el Mallorca prive a su afición del derbi"

El partido entre el Atlético Baleares y el Mallorca del 2 de septiembre, corre serio peligro de...

Una revolución a medias

Una revolución a medias

Moreno apuesta en su primer once del Mallorca por seis jugadores que ya estaban el curso pasado a...

El Mallorca y su rico dueño en la cola del fútbol más modesto

El Mallorca y su rico dueño en la cola del fútbol más modesto

La imagen de Sarver en el baño de Peralada es la viva representación de lo que es el Mallorca

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine