La previa

Una semana que dejará huella

El Mallorca afronta hoy ante el Llagostera el primero de los tres partidos en siete días que marcarán sus opciones de encarrilar la salvación - Vázquez debe decidir si apuesta por Cabrero o Timon en la meta y Colunga tiene posibilidades de ser titular

13.03.2016 | 02:08

El Mallorca tiene hoy una sensacional oportunidad para encarrilar la permanencia en el Municipal de Palamós. Un triunfo ante el Llagostera serviría para mantener la ventaja respecto al descenso en tres puntos –con un partido menos– y hundiría a un rival directo para la salvación, ya que quedaría a once puntos. Esta tarde se disputa el primero de los tres encuentros que deben servir para que los rojillos alejen los fantasmas definitivamente. La victoria en el duelo del Centenario ante el Oviedo en la pasada jornada cortó una mala racha de solo un punto de los últimos nueve, por lo que volver a ganar sería la mejor bomba de oxígeno para los rojillos, sobre todo después del triunfo de ayer del Almería. El encuentro del miércoles en Huesca y el del próximo domingo en el Iberostar Estadio frente al Mirandés cerrarán una semana que el propio técnico calificó de "brillante" en el caso de sacarla adelante.

Fernando Vázquez se llevó a tierras catalanas a todos los futbolistas disponibles, incluyendo a Oriol y Pereira, que fueron bajas ante los asturianos. David Costas y Óscar Díaz, lesionados, se quedaron en la isla. El gallego debe elegir si mantiene a Cabrero en la portería o apuesta por Timon, que ya ha cumplido los tres partidos de sanción que le impuso el Comité de Competición. Company, Truyols, Aveldaño y el propio Oriol, que regresaría al equipo, formarán la defensa. Damià y Yuste apuntan a titulares para el doble pivote, mientras que para los extremos tiene muchas opciones. Brandon y Salomao fueron los elegidos ante el Oviedo, por lo que tienen todos los números para repetir. Eso sí, esta semana también ha probado con Adrián Colunga, que podría ser de la partida por primera vez. Lago Junior, que también puede alternarse con los extremos, y Acuña, serían los titulares en punta.

El Mallorca espera a un Llagostera que estará con el cuchillo entre los dientes desde el primer minuto. No le queda otra. "Es a vida o muerte", calificó su técnico Oriol Alsina el choque de esta tarde. Los gironins llegan al partido con sensaciones ambiguas, contentos tras haber sumado un punto fuera de casa la pasada semana en Elche 1-1, pero decepcionados porque se les escaparon los tres en el tramo final de partido. Oriol Alsina seguirá una semana más con la enfermería llena de jugadores. De la semana pasada se mantienen Jordi López, José Carlos, Ríos y Nando Quesada, todos ellos por lesión, mientras que Juanjo y Emilio serán duda hasta el último momento. Por otra parte, el técnico local recupera a Tébar y Masó, que no pudieron jugar la semana pasada.

El exmallorquinista Fofo, que se desvinculó el pasado mercado invernal, esperará su oportunidad en el banquillo. "Será un partido complicado, porque el Mallorca viene de ganar y sacar buenos resultados, aunque a estas alturas ningún equipo nos da miedo, sabemos que tenemos que dar lo mejor de nosotros para tener posibilidades", explicó Alsina. En la primera vuelta los baleares, dirigidos por Albert Ferrer, vencieron por 1-0, pero seguro que hoy será otra historia. Y el Mallorca tampoco puede fallar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine