Sarver, de Son Moix a la Serra

El propietario del Mallorca se deja mil euros en la tienda del club comprando camisetas del Centenario, come tomando el sol en Deià, saluda al hijo de Robert Graves y se fotografía en el Port de Sóller

04.03.2016 | 01:58
Sarver, de Son Moix a la Serra

Expectación ante el partido del centenario

  • Tres mil entradas vendidas en cubierta

    El Mallorca ha despachado tres mil entradas de tribuna cubierta, prácticamente todo el papel, porque las localidades de los abonados están ocupadas. Asimismo se llenará la Grada Lluís Sitjar, ubicada detrás de una de las porterías del Iberostar Estadio. Todas las entradas se venden al precio de un euro con el objetivo de que el estadio presente el mejor aspecto posible en el día en que el club cumple cien años.
    Por otro lado, Joan Oriol, que se lesionó en el minuto 39 del partido ante el Nàstic de Tarragona, apunta al encuentro del Centenario contra el Real Oviedo. El lateral catalán es un fijo en las alineaciones de los tres entrenadores que han pasado por el banquillo esta temporada, Ferrer, Gálvez y ahora Vázquez, y ante el conjunto catalán, en la jornada previa a la suspensión del enfrentamiento ante el Huesca, por la lluvia, Vázquez tuvo que recurrir a Campabadal, que se mueve preferentemente por banda derecha. La de lateral izquierdo es prácticamente la única demarcación que no tiene recambio.

­Robert Sarver quiere aprovechar cada minuto de su tiempo de estancia en la isla. El propietario del Mallorca disfrutó ayer de una jornada que él mismo había calificado como "libre", pero nada más levantarse dejó el Hotel Sant Francesc de Palma, donde se hospeda, para acercarse a las oficinas del club al Iberostar Estadio y saludar a los trabajadores. La Serra de Tramuntana, donde tenía previsto pasar la jornada, podía esperar.
El banquero estadounidense se mostró cercano con los empleados con los que se cruzó y no perdió la oportunidad de mostrar las instalaciones a su esposa y al grupo de amigos que le acompañan. De hecho, acudió a la tienda del club para comprar una decena de camisetas del Centenario y otros productos de mercadotecnia del club que le obligaron a desembolsar unos mil euros. Pagó como si el establecimiento no fuera suyo y no dudó en posar con la preciada elástica ante la mirada de los curiosos que estaban presentes. También pisó el césped junto a sus acompañantes y pudo comprobar que había mejorado sensiblemente respecto al que vio a principios de enero. "Está mejor el de mi casa", llegó a decir aquel 4 de enero.
El empresario no ocultó que esperaba una mejor situación del Mallorca a estas alturas de temporada, aunque reclamó paciencia. "Siempre estoy preocupado, pero estamos progresando, aunque esto llevará un tiempo", dijo antes de anunciar que pretende presenciar la sesión de hoy de la plantilla, aunque sin conversar con los jugadores. "Con el entrenador, seguramente, no hablaré. Iré a ver el entrenamiento, pero no les diré nada porque es el entrenador el que debe hablar con ellos, no yo", explicó en IB3 Televisió. Sarver, que no abandona la sonrisa de su rostro, se mostró ilusionado por los actos del Centenario que se celebrarán mañana en la previa del duelo ante el Oviedo. "Estará bien. Habrá mucha gente y sé que habrá una fiesta antes del partido y comeremos paella. Será una gran reunión con los seguidores. Será un gran día y estoy contento de estar aquí", resaltó.
El dueño del Mallorca se subió junto a sus amigos al vehículo que les llevó a realizar una ruta clásica para los turistas de la isla. Primero Valldemossa y después comieron en Deià, donde visitaron la casa de Robert Graves e incluso saludaron al hijo del escritor británico, William Graves. Y para finalizar la excursión siguieron por la carretera de la Serra hasta Sóller y el Port de Sóller, donde aprovecharon para fotografiarse. Sarver quería conocer más de cerca cómo es alguna parte de la isla del club del que quiere volver a hacer grande.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine