Llubí

La nueva ordenanza cívica persigue el botellón con multas de hasta 1.500 euros

Las pintadas en la vía pública o el bienestar de los animales son otros aspectos regulados

01.11.2015 | 02:45
J. González, M. Perelló y J. Ramis, portavoces del equipo de gobierno.

La aplicación

  • La alcaldesa asegura que la normativa “no es recaudatoria”

    La alcaldesa de Llubí, Magdalena Perelló (Més), aseguró ayer a este diario que la nueva ordenanza de convivencia ciudadana “no tiene afán recaudatorio” y que el Ayuntamiento editará folletos informativos sobre la nueva normativa con el objetivo de “concienciar” a los residentes de la necesidad de cumplir con los diferentes artículos. Perelló añadió que el municipio no tiene un problema de botellón y que esta práctica solamente puede producirse con motivo de las fiestas veraniegas de Sant Feliu o las fiestas de Son Ramis. “Al día siguiente el pueblo suele estar muy sucio”, lamentó la regidora.

El ayuntamiento de Llubí dispone de una nueva ordenanza de convivencia ciudadana que pretende potenciar la tolerancia y las relaciones solidarias entre los residentes y que contempla importantes sanciones económicas para los infractores.

Algunas de las multas más elevadas se plasman en el apartado dedicado al consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública, conocido popularmente como botellón, que incluye sanciones que oscilan entre los 500 euros para las personas que beban alcohol en lugares no autorizados de la calle y los 1.500 euros, cantidad que se impondrá a las personas que "alteren gravemente" la convivencia ciudadana en forma de aglomeraciones etílicas, ruidos excesivos en la calle o presencia de menores. La normativa persigue también el consumo de drogas ilegales en la vía pública.

La ordenanza fue aprobada en el último pleno de la corporación municipal y ha salido publicada en el boletín oficial de la comunidad autónoma, por lo que oficialmente ya ha entrado en vigor.

La realización de pintadas en la vía pública también es objeto de sanciones de hasta 1.500 euros cuando la falta sea considerada grave y los grafitis afecten a elementos del transporte público, las fachadas de edificios públicos o casas particulares, los elementos de parques y jardines públicos y las señales de tráfico. La sanción podría ser de 3.000 euros si las pintadas se realizan en edificios catalogados o protegidos.
Las actitudes vejatorias o violentas también están reguladas por la ordenanza y se sancionarán con multas de 300 a 1.500 euros en función de su gravedad.

El ayuntamiento de Llubí perseguirá en la misma medida las actitudes vandálicas en el uso del patrimonio y el mobiliario urbano. Los destrozos serán multados con sanciones que pueden llegar a los 3.000 euros.

Otros aspectos regulados por la nueva ordenanza se refieren al vertido de residuos en horarios no permitidos, el bienestar de los animales o la autorización de actos públicos. El texto prevé la posibilidad de rebajar las sanciones impuestas si los infractores pagan de forma inmediata o mediante la realización de trabajos en beneficio de la comunidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Part forana

Los mejores restaurantes en Mallorcaa

Descubre los mejores restaurantes en Mallorca: Calvià, Sóller, Alcúdia, Manacor... y disfruta de tu tiempo libre con la mejor gastronomía.


¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine