Comunidad

Los sij se hacen con la ciudad

La comitiva de fervientes de esta religión del Punjab celebró ayer su fiesta del gurú Nanak

06.11.2017 | 12:19
Los sij se hacen con la ciudad
Los sij se hacen con la ciudad

En Mallorca hay entre 3.000 y 4.000 sijs, una comunidad que se distingue por el vistoso atuendo de los hombres que encierran su largo cabello en un turbante. Desde 2014, los sijs de la isla, que ya van por la segunda generación, no pudieron festejar a su santo "por falta de dinero". Ayer desfilaron por las calles de Palma; luego, banquete vegetariano

El mundo se enteró de la represión del gobierno comunista en China cuando vio la fotografía del estudiante con camisa blanca frente a los tanques en la plaza de Tiannamen. En 1984, un pequeño grupo de sijs se opusieron al ejército del gobierno de Indira Ghandi. Los practicantes de esta religión siempre se han quejado de la persecución india, sin embargo, en 2014, un integrante del gobierno era sij. Se dice que existen unos 23 millones de practicantes de esta religión monoteísta. Entre 3.000 y 4.000 viven en Palma. Ayer esta comunidad tomó la ciudad para celebrar su fiesta del gurú Nanak.

La calle Albacete se tiñó ayer de naranja, azul, blanco, amarillo y negro, los colores sijs por excelencia, para recuperar la celebración que desde el 2014 se había suspendido por falta de dinero.

"Es muy costosa", aclaró Pal, uno de sus organizadores. "Oscila entre los 10.000 y 15.000 euros", aclara. El barrio de Corea se vio envuelto en los colores y aromas de este festejo religioso cuyos feligreses salieron de la gurdwara, entre cánticos, oraciones y bendiciones al libro sagrado, el gurú-grant-sahib.

Este año sí se pudieron reunir en Palma con sijs llegados desde Inglaterra y algún municipio de Cataluña. La comitiva fue limpiando (barriendo) las calles por donde pasaban, incluso algunos regalaban fruta fresca a los curiosos.

La primera parada fue en la plaza de España donde celebraron juegos de espada. La vistosidad de su atuendo, la elegancia de sus luchas, cautivó a más de uno. Los hombres de largas melenas las ocultan en vistosos turbantes. Ellas se envuelven en saris. Después fueron a comer a su otro centro en Pere Garau. Su dieta es vegetariana. El alcohol está vetado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Diario de Palma

Una ciudad prendida

Una ciudad prendida

El encendido navideño ayer en el Born volvió a convertirlo en paseo ciudadano - La decisión de...

Cort recibirá los 4 millones del impuesto turístico a cuenta de la capitalidad

Govern, Consell y Cort pactaron la distribución de los 30 millones de la Ley de Capitalidad...

El artesano sin edad de Ciutat Jardí

El jubilado Teodoro Jiménez realiza canastos de caña que vende en el paseo frente a la playa y...

Los 4 millones de la ecotasa, a cuenta de la capitalidad

Los 4 millones de la ecotasa, a cuenta de la capitalidad

Govern, Consell y Cort acordaron la distribución de los 30 millones que estipula la ley...

Y el Negus habitó entre nosotros

Y el Negus habitó entre nosotros

Quizás algunos rastafaris sigan esperando que Haile Selassie I libere a los africanos del mundo....

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine