´Performance´ reivindicativa

100.000 euros por el último boquerón

WWF ´cierra´ el Olivar y organiza una subasta de pescado para pedir un consumo responsable

28.09.2017 | 02:45
100.000 euros por el último boquerón
100.000 euros por el último boquerón

El detalle

  • REACCIONES
    Las pescaderas, molestas con la representación
    La acción de WWF molestó a algunas de las pescaderas del mercado, que interpretaron la performance como un ataque a su actividad, por lo que miembros de la ONG tuvieron que pacificar los ánimos. "Entendemos la importancia del pescado y que hay mucha gente que depende de él", matizó Celia Álvarez.

Un grupo de actores escenificó ayer qué pasaría en un mercado pescatero
si la sobreexplotación pesquera de mares y océanos acabara esquilmando las especies

El mercado de l'Olivar cerró ayer al agotarse el pescado en el mar. El último boquerón fue subastado y alcanzó el exorbitado precio de 100.000 euros. La noticia no es verdadera. Es el argumento de la performance que un grupo de actores escenificó ayer para concienciar sobre la necesidad de un consumo responsable, una campaña que lleva a cabo la organización WWF.

Más de uno observaba la representación sin entender y había quien se acercaba a comprobar qué había dentro de las bandejas de la pescadera que, micrófono en mano, anunciaba el cierre del mercado. La representación, llevada a cabo ante la entrada de la zona de pescadería del mercado, buscaba concienciar sobre la esquilmación de especies de peces y sobre la necesidad de consumir las variedades de pescados con menor riesgo de desaparición. Celia Álvarez, técnica de mercados de WWF, explicó que el 31% de las poblaciones de peces en el mundo están sobreexplotadas. El porcentaje sube hasta el 90% de las poblaciones estudiadas en el Mediterráneo. "Los túnidos, los tiburones y las rayas suelen tener poblaciones sobreexplotadas a escala mundial", comentó Álvarez, quien especificó que entre un 12% y un 28% de las capturas de pescado son ilegales.

Por ello, la representante de WWF recomendó seguir unas pautas para asegurar un consumo responsable de pescado. Exigir etiquetas de las capturas, comprar en establecimientos autorizados, diversificar el consumo, variar de especies y apostar por el pescado local. Como guía, Celia Álvarez indicó que WWF ha creado una aplicación para móvil con la que el consumidor puede saber qué especies conviene comprar. Por colores, se distingue entre especies recomendadas, otras de consumo moderado y las no recomendadas.

Sobre el consumo de pescado, en Balears, cada ciudadano come unos 20 kilos por año, una media que entra dentro de las recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, según indicó Álvarez.

WWF realiza esta campaña de concienciación desde 2015 y sus integrantes han llegado a Palma a bordo de su barco solar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine