Iglesia de Mallorca

Cierra la iglesia Verge del Carme por falta de curas y l'Assumpció asume a sus fieles

El Obispado suprime la parroquia de Santa Catalina y unifica sus servicios religiosos con la de Son Espanyolet

12.09.2017 | 01:20
Imagen de archivo de una misa celebrada en el templo recién clausurado.

El apunte

  • Dos colegios y una cofradía, afectados
    Los colegios Virgen del Carmen y las Escolapias, y la cofradía de Nuestra Señora del Carmen eran usuarios habituales del templo que acaba de cerrar sus puertas, por lo que se quedan sin un lugar en el que llevaban a cabo diversas actividades. El centro educativo ubicado en la calle Murillo tiene acceso directo al edificio religioso a través del patio y allí celebraban la misa del día del fundador de la congregación de seglares Sagrada Familia y otros actos específicos por el Día de la Paz, Navidad y el final de curso, así como catequesis y comuniones de alumnos.
    Del mismo modo, el pequeño centro de las Escolapias, situado en la calle Joan Crespí, también hacía uso de las instalaciones ya clausuradas, al igual que la citada cofradía, cuya sede canónica era la parroquia del Carmen.

La iglesia de la Verge del Carme ha dejado de abrir sus puertas a los feligreses de Santa Catalina debido a la escasez de sacerdotes. La cercana l'Assumpció, situada a menos de 500 metros, asume a partir de ahora los cometidos de ambos templos. El Obispado de Mallorca ha decidido "suprimir" la parroquia de la calle Villalonga y "su territorio queda anexado" a la ubicada en la calle Contestí, en Son Espanyolet, tal como recoge el decreto firmado este mes por el obispo administrador apostólico, Sebastià Taltavull.

Se trata de una decisión que "responde a las circunstancias actuales, que hacen aconsejables las concentraciones de varias parroquias en unidades de pastoral, así como el replanteamiento de los límites territoriales de algunas en beneficio de otras formas de organización de carácter más amplio y de funcionamiento más colegial", como informan desde la Diócesis a través del servicio de información católica por internet Agència Balèria.

El Obispado concretó ayer que "se debe básicamente a la falta de vocaciones". De hecho, la orden de los Carmelitas Descalzos dejó el templo palmesano en julio del año pasado por carecer de relevo sacerdotal y la Iglesia de Mallorca encomendó la continuidad de las labores religiosas a la orden de Clérigos Regulares, más conocida como los Teatinos. Sus rectores solidarios han atendido durante este último año tanto la parroquia de Santa Catalina como la de Son Espanyolet, celebrando misas, bautizos, comuniones, bodas y funerales.

La parroquia del Carme, que fue erigida canónicamente en 1974, ofició su última eucaristía el domingo día 3, donde se leyó el decreto que pone fin a 43 años de servicio a la Iglesia en el barrio marinero de Ciutat. La orden de los carmelitas continúa siendo la propietaria del templo, aunque ya no queda ningún sacerdote en la isla, señaló el Obispado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine