Arte urbano

La trastienda del 'street art'

Soma, Joan Aguiló y Marina Molada forman parte del valioso legado de arte efímero con el que cuenta La Soledat

20.08.2017 | 02:45
La trastienda del 'street art'

El arte urbano teje barrio. La Soledat se ha convertido en tierra de Soledart. Son varias las muestras de arte callejero dejadas por artistas reconocidos y otros más en paredes en desuso, convertidas por ellos en el mejor lienzo posible. No quieren permanecer. La calle cambia y con los vaivenes, el arte urbano encuentra su mejor galería

A los barrios se les conoce por sus diálogos con las paredes. Si en el centro de Palma, Canamunt es el más elocuente, en la periferia el más hablador es La Soledat.

"El arte urbano es el motor del cambio, incide en la necesidad de crear conciencia social", opina Tolo Buades, integrante del Grup d'Amics de la Soledat de Fora Porta. Él nos conduce del norte al sur del barrio donde algunos vanos de paredes, muros mudos, se han vuelto altavoces de esa "conciencia social" de la que habla.

En la calle Punta apareció uno de los primeros, el de Joan Aguiló con la llamada a parar los desahucios. Al lado, una procesión de caracoles arrastrando el peso de una casa, de Soma. "Su carácter reivindicativo y el mensaje social implícito que conlleva representa una herramienta útil que permite a los ciudadanos de las urbes modernas recuperar el espacio urbano y hacerlo más habitable", reitera Buades, acerca de estas dos intervenciones. Muy cerca, en la fachada de Can Salom, donde persisten los restos de la fábrica de zapatos Gorila, está el giradiscos ensaimada, también de Soma. Sin duda, son los artistas más prolíficos que han hecho de las medianas, de muros sin dueño, sus lienzos. "Ambas obras tienen algo más de cuatro años", indica Tolo Buades.

Sin firmar, en una puerta, un dibujo tinta de añil la estrecha calle donde se trapichea en un barrio de claroscuro que no ahuyenta a los artistas. Como Esther Olondriz, que lleva años teniendo su taller muy cerca de la antigua fábrica de Can Ribas. Si algo define la razón de ser del arte callejero es su fugacidad. No es arte de museo, huye del encierro de galerías. Esa inconformidad es su carta de naturaleza. La Soledat tentó a Marina Molada y sus fotografías. Llevó el mar a una puerta tapiada y al fondo recreó una cueva. Hoy, esa metáfora del misterio son apenas hilachas del papel con el que Molada habitó el barrio, en la calle Fornaris.

Otro que también ha sido presa de la fugacidad es el ojo de la Soledat, un dibujo emplazado en el límite de La Soledat sur, de José Luis Gorreta y Paco Heredia. En el perímetro de Can Ribas, donde Cort tiene proyectado hacer un centro para las artes, están las huellas de los alumnos del proyecto AIPC Pandora, que organizó Arquitectives y que contó con la colaboración de Soma. Recientemente, en el solar de Barranquilla, se intervino en el largo muro por alumnos de universidades internacionales en el 'Projecte solar', que busca dar usos, de acuerdo con las necesidades y deseos de los vecinos, a solares vacíos.

La Soledat tiene más que enseñar. Solo hay que perderse. Los niños de los colegios también han dejado sus huellas artísticas con intervenciones en patios y fachadas como las del CEIP del barrio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Diario de Palma

Cort recibirá los 4 millones del impuesto turístico a cuenta de la capitalidad

Govern, Consell y Cort pactaron la distribución de los 30 millones de la Ley de Capitalidad...

El artesano sin edad de Ciutat Jardí

El jubilado Teodoro Jiménez realiza canastos de caña que vende en el paseo frente a la playa y...

Los 4 millones de la ecotasa, a cuenta de la capitalidad

Los 4 millones de la ecotasa, a cuenta de la capitalidad

Govern, Consell y Cort acordaron la distribución de los 30 millones que estipula la ley...

La oposición ´planta´ al tripartito en la explicación de los presupuestos

La oposición ´planta´ al tripartito en la explicación de los presupuestos

Noguera les califica de "abstencionistas" y les recuerda que disponen de cinco días para presentar...

Una ciudad prendida

Una ciudad prendida

El encendido navideño ayer en el Born volvió a convertirlo en paseo ciudadano - La decisión de...

Y el Negus habitó entre nosotros

Y el Negus habitó entre nosotros

Quizás algunos rastafaris sigan esperando que Haile Selassie I libere a los africanos del mundo....

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine