24 de agosto de 2016
24.08.2016
Medio ambiente

Emaya retira quince toneladas de un vertedero de amianto de Es Carnatge

Esta zona litoral protegida llevaba ocho años siendo el depósito de este peligroso material

24.08.2016 | 01:40
Un momento de la retirada de amianto ayer en Es Carnatge.

La Empresa Municipal de Aguas y Alcantarillado (Emaya) retiró ayer de un vertedero de amianto más de 15 toneladas en la zona protegida de Es Carnatge. Llevaba unos ochos años en esta zona litoral, que se encuentra entre el Coll den Rebassa y Can Pastilla (Palma).

Para su retirada, tal y como informó la propia Emaya, contrató una empresa autorizada para la manipulación de este residuo peligroso. En caso de inhalación durante la manipulación tiene importantes riesgos para la la salud de las persones (cáncer de las vias respiratorias, entre otras enfermedades muy graves). El coste de la operación, entre los trabajos de retirada y de gestión ha superado los 4.000 euros. El coste de tratamiento es de 173 euros por tonelada.

El vertedero, que se calcula que podía tener unos ocho años, estaba situado en la parte interior de es Carnatge. Esta zona es la única área del litoral de Palma (exceptuando Cabrera) que no está urbanizada. Su área costera está protegida (es un Área Natural de Especial Interés) por la presencia de un importante yacimiento cuaternario y especies autóctonas, pero el interior está muy degradado especialmente por la presencia de varios vertidos, informó ayer la empresa municipal.

"Recuperar la zona"

La actuación de retirada del amianto forma parte de un proyecto global de recuperación de este espacio que impulsa el área de Ecología, Agricultura y Bienestar Animal.

"Queremos recuperar es Carnatge para restaurar este espacio y para que la ciudadanía pueda disfrutar de esta zona tan valiosa del litoral", declaró la presidenta de Emaya y concejala del ramo, Neus Truyol.

Por otra parte, esta no es la única actuación de retirada de amianto que realiza Emaya, esta misma semana se prevé realizar otra acción en el polígono de Can Valero (en la calle José Antonio de Cabañas).

Han sido numerosas las quejas de los vecinos ante la degradación de una zona que, al mismo tiempo, es elegida por residentes y turistas como lugar de paseo.

El pasado verano, los vecinos del Coll d'en Rebassa ya reclamaron al Ayuntamiento su limpieza y la rehabilitación de las casas de es Carnatge para habilitarlas como centro de divulgación de la zona.

El área, de 150.000 metros cuadrados, ha sido contenedor de la uralita pero no solo ya que contiene restos de las obras del gasoducto, como indicaron los vecinos el pasado verano. Éstos también pidieron al Consistorio que solucionase los desperfectos en la batería de costa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine