06 de agosto de 2016
06.08.2016
Centro de convenciones

Luz verde al concurso paralizado de las butacas del Palacio de Congresos

El Tribunal Central de Contratos levanta la suspensión y permite continuar con la compra de los 2.500 asientos de los auditorios

09.08.2016 | 01:56
Los dos auditorios del Palacio siguen esperando las butacas.

Las butacas de los auditorios son lo último que queda para que el Palacio de Congresos esté listo y ahora están más cerca de llegar. El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC) ha dado luz verde al segundo intento para comprar los casi 2.500 asientos que necesitan para los dos auditorios del centro de convenciones.

El órgano administrativo ha levantado la suspensión que había impuesto contra el concurso público y da un espaldarazo a Palau de Congressos S. A. –la sociedad que forman al 50% Cort y el Govern– para que siga adelante con el procedimiento de compra de las butacas.

En marzo de 2015 comenzó la compra de las sillas. Sin embargo, una de las empresas que participaron en aquella licitación denunció una irregularidad. Dynamobel era la empresa mejor puntuada en aquella ocasión. Pero, justo cuando todo estaba listo para adjudicar el contrato, el TACRC anuló el concurso y se tuvo que repetir desde el principio.

En mayo de 2016 el tripartito reinició el procedimiento. Y de nuevo se toparon con un obstáculo. En esta ocasión la empresa Dynamobel presentó un recurso y el TACRC paralizó la contratación como medida cautelar. En su demanda, Dynamobel argumentaba que las condiciones del segundo concurso apenas habían cambiado.

Como que en la primera licitación se llegaron a conocer casi todos los detalles de las empresas que participaban, Dynamobel entendía que se había quedado "desnuda ante los demás candidatos", porque el resto de compañías ya sabían qué condiciones iba a ofrecer en su propuesta.

Sin embargo, el tribunal da la razón a Palau de Congressos S. A. y reconoce que los pliegos de contratación son válidos. El TACRC aduce que cualquiera de las empresas puede modificar la oferta que hizo el año pasado y no tiene por qué respetar lo que había presentado para el primer concurso de las butacas.

Además, el tribunal reprende a Dynamobel. Argumenta que en este segundo concurso –que la compañía ha recurrido– sí se respeta el principio de igualdad. Sin embargo, en el primer concurso de las butacas esta empresa no protestó aunque fue quien sí se vio beneficiada por la mesa de contratación, en detrimento del resto de licitadoras que participaron en el concurso.

Tras levantar la suspensión del concurso, la mesa de contratación podrá continuar con los trámites para decidir cuál de las empresas que se han presentado al mismo ha hecho una mejor oferta. Las 2.454 butacas que se necesitan para los dos auditorios del Palacio de Congresos costarán a las arcas públicas un máximo de 1,15 millones de euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine