04 de agosto de 2016
04.08.2016
Seguridad ciudadana

La Policía promete vigilar el botellón en Gomila y el Jonquet a partir de septiembre

El Ayuntamiento instala nuevas señales en el Terreno y Son Armadans para informar de las multas de hasta 3.000 euros por beber en la calle

05.08.2016 | 02:19
El alcalde Hila, subido a una escalera, descubrió la señal instalada en la plaza de Gomila.

Los barrios del Terreno y Son Armadans tienen desde esta semana nuevas señales que recuerdan a la ciudadanía que han sido declarados zonas de intervención especial, lo que implica que la práctica del botellón o las molestias a los vecinos podrán ser sancionados con multas de hasta 3.000 euros.

Se trata de las mismas señales que fueron colocadas en la Platja de Palma y en septiembre también se situarán en varios enclaves del paseo marítimo y el Jonquet. Además de recordar la cuantía máxima de las multas, tiene unos pequeños pictogramas que recuerdan las conductas prohibidas (por ejemplo, hacer ruido o beber en la calle) e incluyen eslóganes como "Palma, una ciudad para convivir".

La regidora de Seguridad Ciudadana, Angélica Pastor, explicó que el refuerzo policial ahora se centra en la Platja de Palma. Cuando finalice la temporada alta, se reforzará la vigilancia contra el botellón en el Jonquet, el Terreno, Son Armadans y el paseo marítimo. El aumento de las patrullas, según dijo Pastor, será a partir de septiembre.

Sin embargo, la concejala no supo aclarar qué hará la Policía Local para combatir otros problemas más graves de la zona de Gomila, como persecuciones nocturnas a mujeres, peleas o casos de homofobia.

"Hemos detectado estas conductas y la presencia de pandillas en la zona. Hemos recabado documentación y esperamos tener los resultados en breve. Cuando los tengamos, emplazaremos a la Policía Nacional a que nos ayude", aseguró la edila socialista con parquedad.

500 denuncias este verano

Respecto de la ordenanza de convivencia, Pastor explicó que desde que se declararon las zonas de intervención especial la Policía Local ha recibido 113 llamadas que han finalizado en 106 actas por infracciones a la ordenanza municipal.

En total, se han realizado 500 denuncias en este verano por prácticas como el botellón, ruido en la calle o el deterioro del espacio público. 300 de las 500 actas se corresponden a la Platja de Palma.

El alcalde de Palma, José Hila, destacó el objetivo de la declaración de la zona de especial intervención es que "el Ayuntamiento actúe en aquellas zonas donde haya problemas de convivencia y de incivismo" para "asegurar la zona y hacer cumplir la normativa".

Los representantes vecinales del Terreno y Son Armadans, Xavier Abraham y Miquel Nadal, respectivamente, aseguraron que la colocación de los nuevos carteles es positiva, aunque esperan que vaya acompañada de una mayor vigilancia policial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine