28 de mayo de 2016
28.05.2016
Modelo de Ciudad

El ruido, la suciedad y la movilidad son los principales problemas de Ponent

Cort recoge más de 1.300 propuestas para mejorar los barrios analizados y ejecutará las prioritarias

28.05.2016 | 02:13
El concejal Antoni Noguera (abajo dcha.) escucha las conclusiones del proceso participativo.

El ruido provocado por el ocio nocturno, la falta de limpieza y la movilidad son los principales problemas de los residentes y las entidades del Ponent de Ciutat. Cort ha recogido más de 1.300 propuestas diferentes con el fin de mejorar los barrios de esta zona de Palma y se compromete a ejecutar las prioritarias. "Serán la hoja de ruta del consistorio" y "se incorporarán a la revisión del Plan General", tal como afirmó ayer el concejal de Urbanismo, Vivienda y Modelo de Ciudad, Antoni Noguera, tras presentar las conclusiones del proceso de participación ciudadana del Plan Litoral de Ponent.

Sobre la suciedad y el ruido, cuya solución no depende de un plan urbanístico, afirmó que se atajarán mediante "una limpieza más sostenible y continuada" y con "un plan de usos o regulación de la actividad económica en, como mínimo, la avenida Joan Miró. No puede ser una zona de ocio nocturno, sino que debe haber una diversidad comercial que garantice que haya vida todo el día y, sobre todo, un equilibrio entre la actividad económica y la convivencia vecinal", en palabras de Noguera.

Otro asunto prioritario para los vecinos y el Ayuntamiento es solventar la falta de conectividad y los problemas de movilidad de los barrios analizados, es decir, Sant Agustí, Cala Major, Portopí, El Terreno, Son Armadans y es Jonquet. "Tenemos que mejorar la conectividad entre el paseo Marítimo con Portopí y el bosque de Bellver, y entre Calvià, Sant Agustí y Cala Major mediante un transporte público de mayor calidad y una comunicación más sostenible, alternativa al coche, como carriles bici y paseos", dijo en referencia a que una de las propuestas es dar continuidad al Passeig Calvià. En la misma línea está la prioridad de "pacificar el tráfico en el Marítimo" con el ya anunciado bulevar.

El concejal de Urbanismo y Modelo de Ciudad también hizo hincapié en los dos proyectos más inmediatos del consistorio en Ponent para dar respuesta a la demanda de equipamientos, efectuada por la ciudadanía a través de las 160 encuestas, una treintena de entrevistas y casi 20 grupos de trabajo realizados.

Casal en Sant Agustí

El primer equipamiento que se abrirá –"a principios del próximo año"– es un centro multiusos en la avenida Joan Miró 314, bajo la Oficina de Atención Ciudadana (OAC) de la calle Margaluz. "Se trata de un espacio polivalente ahora en desuso, que se quemó y cuya reforma ha comenzado, aunque falta una segunda fase para adecuarlo", detalló Antoni Noguera. Este nuevo Casal de Barri "será un espacio asociativo, intergeneracional, en el que se harán actividades para todos", tal como añadió.

El segundo es la recuperación de la piscina de s'Aigo Dolça, en El Terreno, "memoria histórica de la ciudad" y que durante décadas ha estado abandonada, por lo que el Ayuntamiento se marca como prioridad rehabilitarla. Sin embargo, está pendiente de la subvención de la Unión Europea a través de los Fondos Feder para el Plan Litoral de Ponent, que se debe ejecutar en el periodo del 2016 al 2022 y por el cual la UE podría aportar 12,5 millones de euros. "A finales de mes sabremos si nos conceden la subvención, aunque somos optimistas". Si al final no llega, "todo irá a un ritmo más lento", dijo Noguera.

De todos modos, destacó que el equipo de gobierno quiere "romper la visión aristocrática de la ciudad, donde casi siempre todos los recursos se destinaban al centro", mientras que las zonas de Ponent estaban "olvidadas". Y en algunos de estos barrios, por ejemplo en Cala Major, Cort ha detectado "problemas sociales", por lo que "habrá que hacer un trabajo importante", tal como también reclamaron los vecinos en el proceso de participación ciudadana.

Asimismo, pidieron más plazas de aparcamiento, equipamientos educativos, espacios públicos, esponjamientos, zonas verdes, un centro de día, alquileres a precios asequibles, recuperar el patrimonio histórico, así como el torrente, mejorar la iluminación, revitalizar el tejido comercial, eliminar los depósitos de CLH, dar un mejor uso a Can Tàpera, una red wifi gratuita e incluso un espacio cultural en los bajos de los edificios Pullman.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine