14 de mayo de 2016
14.05.2016
Economía

Cort gastó 45 millones más el año pasado que lo permitido por el ministro Montoro

El Ayuntamiento deberá elaborar un plan económico pese al superávit de 18 millones y no se descarta la subida de impuestos

14.05.2016 | 02:45
El concejal de Hacienda de Cort, Adrià García, explicando ayer la liquidación del presupuesto.

Las cifras

  • 18 millones: superávit de 2015

    La liquidación del presupuesto municipal correspondiente al año pasado arrojó un superávit de 18 millones de euros, de los cuáles 3 millones podrían utilizarse para suplementar distintas partidas.
     
  • 45 millones: regla de gasto

    Pese al resultado positivo del ejercicio, Cort gastó 45 millones más que el porcentaje fijado por el ministerio de Economía y Hacienda en la denominada "regla de gasto", lo que obligará al Ayuntamiento a elaborar un plan económico financiero en un mes.
     
  • 338,5 millones: deuda viva de Cort y sus empresas
     
    A 31 de diciembre del año pasado la deuda viva a corto y largo plazo del Ayuntamiento de Palma, sus empresas institutos y organismos autónomos es de 338,5 millones, lo que supone un 82% sobre los ingresos corrientes.

El dato

  • Críticas a la rigidez de la "regla de gasto"

    El concejal de Hacienda de Cort, Adrià García, criticó ayer abiertamente la denominada regla de gasto impuesta por el ministerio de Cristobal Montoro, porque "encorseta" a los Ayuntamientos que realizan una gestión económica razonable de sus recursos y que no tienen un excesivo endeudamiento, como es el caso del de Palma. Para García, que puso de manifiesto que precisamente el de la regla de gasto "es el único parámetro que no se cumple" en el caso de Cort, "no deja de ser paradójico que a una administración como la del Ayuntamiento de Palma, que sin realizar recortes o subir impuestos, ha conseguido un remanente positivo, nos limiten las actuaciones que podemos realizar". Además, según el concejal, aquellos ayuntamientos que habían gastado más se les permite seguir haciéndolo por encima de aquellos cuya gestión había sido más prudente.
    Como cada año electoral, el ejercicio de 2015 tuvo la particularidad de que fue aprobado por el equipo de gobierno de Mateo Isern y gestionado por él durante los primeros seis meses. El medio año restante la responsabilidad de la gestión ha correspondido al tripartito. La liquidación del presupuesto de 2014 arrojó un superávit de 25 millones, de los cuáles se afirmó que 17 podrían ser utilizados para suplementar partidas a lo largo de 2015. No obstante esta situación no se produjo puesto que la práctica totalidad del excedente tuvo que destinarse al pago de obligaciones pendientes.

El Ayuntamiento de Palma cerró el ejercicio de 2015 con un superávit de 18 millones, pero gastó 45 millones más que lo permitido por una norma estatal impuesta a los municipios por el ministerio de Economía y Hacienda que dirige Cristóbal Montoro.

Por ello, en un mes se deberá elaborar un plan económico financiero, que tendrá que ser sometido a aprobación por el Ministerio, en el que se expondrán las causas del incumplimiento de la denominada "regla de gasto", las previsiones para los próximos ejercicios y las medidas a tomar para que en los próximos años se cumpla esta norma según la cual los ayuntamientos no pueden gastar por encima del 1,3% de la cantidad utilizada el año anterior.

Para cuadrar las cuentas y cumplir con la denominada regla de gasto, el concejal de Hacienda de Cort, Adrià García, no descartó ayer que se deban aumentar los impuestos o reducir gastos en los próximos ejercicios. No obstante indicó que se hará lo posible para mantener la presión fiscal y continuar con la senda iniciada por el actual equipo de gobierno de no recortar servicios.

Tras la junta de gobierno extraordinaria celebrada ayer, en la que se aprobó la liquidación del presupuesto del año pasado, García explicó que el incumplimiento de la regla de gasto se debe principalmente a dos motivos.

En primer lugar, al coste que tuvo que asumir el Ayuntamiento el año pasado valorado en unos 35,8 millones debido a las expropiaciones pendientes. Esta cantidad ha tenido que ser abonada por sentencia judicial firme.

A lo anterior hay que añadir otros 17 millones que debía aportar el Govern en 2015 para la financiación de las obras del Palacio de Congresos que tuvieron que ser aportados por las arcas municipales a la espera de ser restituidos por el Ejecutivo autonómico.

Pese al incumplimiento, la liquidación de los presupuestos municipales correspondientes al año pasado arrojaron un remanente de tesorería o superávit de 18 millones. Esta cantidad, no obstante, no podrá ser utilizada para suplementar partidas del presupuesto actual, puesto que la práctica totalidad excepto tres millones se corresponden con gastos ya presupuestados y comprometidos.

El concejal explicó que otro parámetro positivo de la liquidación es el de estabilidad presupuestaria, con un resultado de 3 millones, "pese a que tuvimos que hacer frente al pago inesperado de 35,8 millones en sentencias por expropiaciones, que empeoran este dato".

El nivel de endeudamiento del Ayuntamiento es del 86,71% en relación a los ingresos corrientes, lo que supone que, a 31 de diciembre del año pasado, el capital vivo de todos los préstamos vigentes a corto y largo plazo era de 321,2 millones, mientras que los ingresos corrientes fueron de 370,5 millones.

Si se tiene en cuenta este mismo parámetro incluyendo las sociedades mercantiles, los institutos y los organismos municipales dependientes de Cort, el nivel de endeudamiento es del 82,07% con respecto a los ingresos corrientes. De esta forma, el riesgo derivado de los avales a corto y largo plazo asciende a 338,5 millones, mientras que los ingresos corrientes fueron de 412,5 millones. El porcentaje de endeudamiento supera también el límite establecido por el Ministerio, que es del 75% de los ingresos corrientes, por lo que el Ayuntamiento deberá seguir solicitando autorización a la Administración estatal a la hora de concertar cualquier operación de crédito.

Al respecto, el concejal afirmó que el porcentaje del 75% ha sido superado debido a que el año pasado se tuvieron que realizar una serie de operaciones de deuda para pagar las expropiaciones con sentencia firme y que si no fuera por esta circunstancia el porcentaje de endeudamiento rondaría el exigido por el Ministerio.

De todas formas se cumple con creces nivel de endeudamiento máximo fijado por el Ministerio, que es del 110% de los recursos corrientes liquidados a lo largo del ejercicio.

Para García, "las cuentas del Ayuntamiento son buenas y adecuadas a la gestión que estamos haciendo, pero estamos atados de manos por la regla de gasto del Ministerio, que nos obliga a hacer estos planes económico financieros".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine