Plaga

Cort añade un tercer tratamiento para combatir los mosquitos tigre

Los trabajadores de la empresa control de plagas colocarán por primera vez una pintura insecticida en algunos imbornales de la ciudad

20.04.2016 | 02:31
Un trabajador de Lokímica aplica la pintura insecticida en un imbornal de la plaza Major.

Con la llegada del calor regresa uno de los problemas que afectan a toda la ciudadanía por igual: los mosquitos. El Ayuntamiento de Palma ha comenzado la campaña de prevención de una de las especies que molesta desde hace cuatro años, cuando fue detectada por primera vez en Mallorca. Se trata del mosquito tigre, una especie invasora originaria de Asia que se reproduce en pequeñas zonas de agua estancada.

Este año la empresa encargada del control de plagas en Palma, Lokímica, añadirá un tercer tratamiento para combatir a estos insectos voladores. Se trata de una pintura insecticida que se colocará oculta en el interior de los imbornales donde haya agua de lluvia. Con este producto químico esperan que los mosquitos tigre adultos no puedan reproducirse en los colectores de pluviales.

Este producto se sumará a las dos sustancias que ya utilizaba Lokímica para enfrentarse a los mosquitos tigre. Son dos larvicidas, es decir, que sirven para atacar a los bichos que aún no han llegado a la fase adulta. Entre los tres tratamientos esperan reducir la presencia y la reproducción de este insecto en las calles de la ciudad.

La pintura insecticida se colocará especialmente cerca de edificios sensibles –colegios, escoletes o centros de salud– y en las zonas de alta densidad urbana, como el centro histórico. El producto no es ideal para los barrios residenciales, porque la pintura repelería los mosquitos tigre hacia los jardines y piscinas de las casas, según explicó el responsable de Lokímica en Balears y doctor en Biología, Alberto Chordá.

La pintura se complementará con un larvicida. En concreto, con una sustancia que se tira en el agua de los imbornales para matar las larvas tan pronto como salen de los huevos.

En otros casos, se colocará un producto con textura similar a la silicona que evita que las larvas repten y puedan salir del colector de agua de lluvia. Para utilizar la pintura y la silicona, es necesario que los imbornales estén lo más limpios que sea posible.

Por ello, este año la campaña de control del mosquito tigre se organizará de manera diferente. En vez de revisar uno a uno todos los desagües de las calles, Lokímica esperará a que Emaya limpie primero los imbornales.

La compañía municipal de limpieza enviará un informe a los técnicos de plagas con la dirección de todos los colectores donde hay agua estancada. De esa forma, podrán ir directos a aquellos en los que tienen que aplicar el tratamiento.

Colaboración ciudadana

No obstante, las estadísticas que ha recabado la empresa de control de plagas señalan que solo el 20% de los mosquitos tigre se reproduce en la vía pública. El 80% restante sale del agua estancada en las viviendas particulares (por ejemplo, en macetas o canalones).

Chordá y la regidora de Sanidad de Cort, Antònia Martín, recuerdan que cada persona debe controlar que no se acumule agua en los platos de los maceteros o en otros puntos de la vivienda. El técnico de Lokímica recomienda quitar el agua estancada cada cinco días y limpiar con lejía los objetos que hayan estado encharcados para matar así las posibles larvas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine