Activarán un plan de emergencia municipal ante la situación de sequía

13.04.2016 | 14:06

Los embalses de Palma se encuentran al 46% de su capacidad y se prevé el aprovechamiento de 13 hectómetros de agua para este verano, con lo que la situación ha mejorado en relación a la previsión de hace algunos meses, pero se mantiene el aviso ante una posible declaración de prealerta de sequía.

La presidenta de Emaya y portavoz de Cort, Neus Truyol, ha informado hoy en rueda de prensa de que la junta de gobierno municipal ha aprobado de forma inicial este miércoles elevar a pleno el plan de emergencia municipal ante la situación de sequía.

La previsión es que el plan pase a pleno en un par de semanas y sea aprobado de forma definitiva en "un mes o dos", ha apuntado Truyol.

La regidora ha explicado que Palma tiene la obligación, según normativa de 2012, de tener un plan de sequía con el que con contaba hasta ahora.

Si bien no existe una declaración oficial de sequía, ya que es el Govern al que le corresponde hacerla y no puede llevarla a cabo hasta que no tenga aprobado el plan de sequía de la comunidad, el Ayuntamiento de Palma ya ha asumido algunas de las medidas propias de una situación de prealerta de sequía, primera fase del plan.

Con lo que a partir de hoy se prevé ampliar la red de agua regenerada, una campaña de comunicación de uso eficiente y responsable de agua, en especial para espacios públicos y privados con piscinas, así como el uso racional de las duchas de playa.

Truyol ha recordado la necesidad de mantener las reservas de los embalses y fuentes porque no se sabe "cómo se comportará" la climatología en los próximos meses de cara al verano, por lo que se mantienen las previsiones iniciales de compra de agua a Abaqua.

De octubre a diciembre de 2015 se ha invertido en la compra de agua a Abaqua 1,1 millones de euros, la misma cantidad que se ha destinado entre enero y marzo de este año.

La regidora ha insistido en la necesidad de crear consciencia en la gestión sostenible del agua por parte de las administraciones y de la población en general ante la escasez de lluvia, que ha dejado los embalses a mínimos.

En 2015 el consumo medio de agua por persona y día ha sido de 119 litros, mientras en el sector turístico se llegó a 278 litros por día y visitante.

"No hay una situación decretada de presequía, pero los indicadores lo apuntan", de allí la importancia del plan de sequía, que ha sido elaborado por técnicos de Emaya con la colaboración de los departamentos municipales que más consumen agua.

El plan recoge datos como la media anual entre 2009 y 2015 de la procedencia del agua consumida en Palma; así el 24% corresponde a embalses, el 21% a fuentes, el 28% a pozos, el 23% a pozos salinizados y potabilizadora, y el 4% de Abaqua.

En cuanto el destino, el 50,8% ha sido para el sector doméstico, el 6,3% para el hotelero; el 21,9% para el comercial, industrial y servicios, y el 2,4% para otros municipios a los que Palma suministra agua.

Truyol ha indicado que las medidas iniciales de una fase de prealerta son preventivas, en una segunda fase de alerta se registran prohibiciones, como las de riego, y en caso de emergencia, se procede a cortes de agua, con excepción de áreas más sensibles, como hospitales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine