Patrimonio

El Ayuntamiento estudia convertir el Pla de Sant Jordi en un parque agrario

Un grupo de expertos debatirá sobre cómo proteger y promocionar la agricultura, los molinos y los restos arqueológicos de la zona rural

09.03.2016 | 02:05
900 molinos y casi todos abandonados.

Las conferencias

  • 10 de marzo: "Ecología aplicada a la planificación territorial y urbana: una aproximación diferente", a cargo del doctor en Biología Xavier Mayor. En la sala de actos del Colegio de Arquitectos, a las 19h.
     
  • 11 de marzo: "Dos miradas al Pla de Sant Jordi". Conferencias de Onofre Rullan (catedrático de Geografía), Biel Horrach (doctor en Arquitectura) y Ricard Pie (catedrático de Urbanismo), que finalizará con una mesa redonda de políticos y expertos. En el Colegio de Arquitectos, desde las 16h.
     
  • 7 de abril: "La estrategia de la gran escala", a cargo de Jaume Lluís Salas, paisajista y urbanista. Sa Riera, 16h.
     
  • 8 de abril: "El parque agrario del Baix Llobregat", por el arquitecto y economista Joaquim Sabaté. Colegio de Arquitectos, 19h.
     
  • 14 de abril: "Paisaje y energía", a cargo de Maria Bel Riera, paisajista y bióloga. Edificio sa Riera, a las 16h.
     
  • 15 de abril: "El espacio público y el detalle en el paisaje", por Jordi Bellmunt, arquitecto y paisajista. En el Colegio de Arquitectos, 16h.

El Ayuntamiento de Palma quiere preservar el valor rural del Pla de Sant Jordi y convertir el gran humedal del levante palmesano en un parque agrario. Esta figura permitiría proteger el uso agrícola de los terrenos, a la vez que serviría para promocionar el sector primario y el patrimonio de la zona, como los 900 molinos, los restos arqueológicos –destaca la muralla talayótica de Cas Quitxero de 3.000 años de antigüedad– o los refugios de la Guerra Civil.

Los parques agrarios ya se han puesto en marcha en poblaciones cercanas a grandes ciudades españolas. Son ejemplos el del Baix Llobregat (Barcelona) o el de Fuenlabrada (Madrid). Su finalidad es proteger el paisaje y el uso agrícola de los terrenos para que, entre otros objetivos, no se vean afectados por las nuevas construcciones.

"El Pla de Sant Jordi tiene una depuradora, un aeropuerto, un polígono industrial. Aunque ha recibido grandes infraestructuras, la zona mantiene su pintoresquismo", explicó ayer el director del Máster en Paisaje y Restauración de la UIB, Antoni Martínez.

La universidad balear es una de las cuatro instituciones que organiza –junto a la UPC, el Colegio Oficial de Arquitectos de Balears y el Ayuntamiento de Palma– las Jornadas de Estrategia de Paisaje: el Caso del Pla de Sant Jordi.

Durante seis días expertos académicos de varias especialidades debatirán sobre cómo se debe preservar el humedal palmesano y qué valores se deben destacar.

Biólogos, arquitectos, economistas o políticos intervendrán en las ponencias y mesas redondas, que comenzarán este jueves y se prolongarán hasta mediados de abril.

"Por el Pla de Sant Jordi podría pasar el futuro agrario de Palma", destacó el concejal de Urbanismo de Cort, Antoni Noguera (Més). El econacionalista también resaltó que "el paisaje debe ser una prioridad política porque es un recurso para atraer turismo".

Las singularidades del Pla de Sant Jordi y su cercanía al aeropuerto y a la Platja de Palma convierten la zona en un diamante en bruto. "Queremos que la postal de molinos, una de las primeras imágenes que se fotografió en Mallorca, se vuelva a poner en valor", declaró el responsable municipal de Urbanismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine