Urbanismo

Empieza el lavado de cara de Corea

La rehabilitación de 20 viviendas municipales, el derribo del bloque VIII y la cesión de los espacios comunes darán un impulso a la mejora de la zona

04.03.2016 | 01:58

Los trabajadores de limpieza de Emaya retiraban la suciedad y las malas hierbas de los espacios comunes de Corea mientras los responsables de Urbanismo y Vivienda de Cort visitaban ayer uno de los 20 pisos municipales que prevén rehabilitar este año. También dieron un paseo por el entorno del bloque VIII, situado en la calle Infant Pagà, de color salmón y que el Ayuntamiento derribará para crear un bulevar desde Felip II hasta Alfons el Savi. El concejal Antoni Noguera se encontró con varios vecinos y les informó de que en dos semanas se reunirá con los propietarios de los bloques transversales al VIII y a la calle General Riera para proponerles que el consistorio se haga cargo del mantenimiento de los citados espacios privados comunes al aire libre.

Con la veintena de reformas, la demolición y el cuidado de los pasajes particulares, Urbanismo comenzará a lavarle la cara a las populares viviendas de Camp Redó conocidas como Corea tras décadas de abandono e intentos fallidos de transformar la zona. El cambio de estrategia del actual equipo de gobierno es radical, ya que hará microintervenciones de forma paulatina y empezando de inmediato, sin esperar a que un inversor privado derribe los 25 bloques y construya otros nuevos, como pretendía el PP.

La concejalía de Urbanismo, Vivienda y Modelo de Ciudad está redactando los pliegos de condiciones para rehabilitar al mismo tiempo las 20 viviendas municipales que se encuentran en mal estado. Quieren tenerlas listas este año para destinarlas al alquiler social, porque "ahora están tapiadas. Es muy triste que todos estos años en los que ha habido problemas de vivienda, con personas que perdían su casa, el Ayuntamiento lo tuviese tapiado. No es un buen mensaje", criticó Noguera sobre la política del anterior gobierno.

En cuanto a la demolición del bloque VIII, "las 16 familias que allí residen serán recolocadas en otras viviendas que están listas para entrar", afirmó el concejal. En concreto, hay 12 pisos bien y los cuatro restantes que todavía hacen falta provendrán de los que se reformarán este año, por lo que el derribo del edificio de Infant Pagà se podrá llevar a cabo a continuación.

El Ayuntamiento tiene en total 40 viviendas municipales en los bloques de Corea y el Institut Balear de l'Habitatge (Ibavi), 40 más, por lo que la concejalía de Urbanismo le insta a que haga mejoras en sus propiedades, ya que "están peor" que las de Cort. "Si nos encaminamos a tener los pisos públicos en buen estado, la zona ganará en calidad", indicó el regidor, que no descarta pedir al Ibavi que ceda sus viviendas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine