Urbanismo

Cort expropiará y derribará a final de año un nuevo bloque de Corea para esponjar el barrio

El Ayuntamiento prevé rehabilitar este año 20 viviendas de su propiedad y que los espacios entre bloques pasen a ser municipales

24.02.2016 | 02:10
El bloque VIII, que está situado junto al solar que ocupaba el XIII, será derribado y su solar utilizado como espacio libre público.

Las claves

  • Rehabilitación, espacios libres públicos y esponjamientos

    Modelo de Ciudad prevé rehabilitar 2 viviendas de su propiedad en Corea, asumir el mantenimiento mediante convenio los espacios privados situados entre bloques y, a lo largo de este año,  expropiar el VIII para su demolición y conversión en espacio libre público.

    Consensuar con los propietarios y la oposición el futuro del barrio

    En relación a las actuaciones a realizar a largo plazo, el teniente de alcalde Antoni Noguera, manifestó que se debe consensuar con los vecinos y propietarios de los inmuebles y con los grupos municipales de la oposición el proyecto que se debe ejecutar en esta barriada del Camp Redó.

­El área de Modelo de Ciudad, Urbanismo y Vivienda Digna prevé iniciar la tramitación de la expropiación de otro de los bloques de la denominada barriada de Corea con el fin de que, a finales del presente año o a lo largo del próximo, proceder a su demolición con el fin de esponjar la zona.
Se trata del denominado bloque VIII, en el que en estos momentos viven 17 familias. El resto de viviendas del bloque hasta llegar a 32 ya se encuentran vacías y doce de ellas ya son de propiedad municipal. Según el teniente de alcalde de Modelo de Ciudad, Antoni Noguera, se prevé poder realojar a las 17 familias que ocupan este inmueble en viviendas municipales situadas en la misma barriada.
Se prevé que el solar resultante de la demolición, situado en el centro de la barriada al igual que el XIII ya demolido hace unos años, sea destinado a espacio libre público con el fin de esponjar la barriada.

Otra de las actuaciones que el Ayuntamiento prevé realizar en esta barriada a lo largo de este año consiste en la rehabilitación de 20 viviendas de su propiedad que en estos momentos están en proceso de degradación.
El Ayuntamiento destinará a este proyecto 350.000 euros. Una vez rehabilitadas las casas pasarán a engrosar el parque municipal de vivivienda de alquiler social. La actuación se realizará en dos fases. En una primera se actuará en 11 viviendas, mientras que en la segunda se rehabilitará el resto y se intentará que el Institut Balear de la Vivienda (IBAVI), organismo que también dispone de viviendas de su propiedad en la barriada haga lo mismo con las suyas.

Paralelamente a esta actuación también se iniciará otra con la que se pretende poner fin a otro problema endémico de la barriada: el abandono de los espacios libres privados situados entre bloques. El Ayuntamiento quiere negociar con los propietarios la cesión de estos espacios con el fin de que pueda hacerse cargo de su mantenimiento el municipio.
En estos momentos sólo se puede actuar de forma puntual por parte de Emaya cuando la acumulación de suciedad puede provocar problemas de salud pública. Según explicó el director general de la Vivienda, se va a negociar con los propietarios de grupos de cinco bloques hasta alcanzar la totalidad de los 25 existentes en este momento en la barriada.
Con las actuaciones previstas para este año en Corea, se alcanzarán tres objetivos a medio plazo: la rehabilitación de viviendas y la mejora de bloques, la mejora del espacio libre situado entre edificios y el esponjamiento del espacio urbano".
A más largo plazo se prevé consensuar con los vecinos y los grupos de la oposición la actuación global que se debe realizar en la barriada. El teniente de alcalde acepó que están dispuestos a reconsiderar el proyecto inicial aprobado por el ayuntamiento presidido por Aina Calvo, con el que se ejecutó la rehabilitación del denominado bloque XII.

No obstante, en principio no se prevé aceptar la propuesta del grupo municipal del PP consistente en la demolición de los 25 bloques existentes en la zona y la posterior construcción de otros nuevos. Esta opción, que ya se intentó en tiempos de la alcaldesa del PP Catalina Cirer, es incapaz de garantizar que la población actual, integrada por 400 personas, distribuidas entre los 25 bloques, pueda permanecer en su barrio.
La propuesta iniciada por el gobierno municipal de Aina Calvo y paralizada durante el mandato de Mateo Isern consistía en la rehabilitación de los bloques existentes manteniendo su volumetría. Se debía analizar uno por uno si se podía mantener la estructura o si, por el contrario, se debía demoler para levantar un edificio nuevo.

La propuesta incluía la demolición de los dos bloques situados en medio de la barriada „el XIII, ya derribado, y el VIII, que se prevé suprimir a finales de año„, con el fin de construir un aparcamiento subterráneo y destinar su superficie a espacio libre público.
En relación al bloque XII, cuyas obras han sido objeto de denuncia por parte de los propietarios, Noguera manifestó que el Ayuntamiento está ejecutando las obras de acabado comprometidas y ha solicitado varios informes externos e internos sobre la estructura y los acabados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine