Socorrismo

Cort amplía el contrato de vigilancia de las playas a ocho zonas de baño

El Ayuntamiento destinará el próximo año a este servicio un máximo de 558.000 euros

14.01.2016 | 01:52
En la playa de Cala Major la vigilancia en temporada alta se amplía una hora.

El Ayuntamiento de Palma ampliará el próximo verano a ocho zonas de baño de la ciudad el servicio de prevención de accidentes vigilancia y socorrismo, que habitualmente se da en las playas de Cala Major, Can Pere Antoni, Ciutat Jardí, Cala Estancia y la Platja de Palma.

Estas nuevas zonas dispondrán de una vigilancia que la teniente de alcalde de Medio Ambiente, Neus Truyol, calificó como de "próxima", lo que significa que no habrá una presencia permanente de los socorristas, sino que será esporádica. Este tipo de servicio se dará en las zonas de baño de Cala Nova, Roquetes de Cala Major, Punta dels Grells, la playa del paseo del Molinar, es Penynó de Cala Gamba, es Carnatge y Son Caios.

La anterior es una de las novedades del pliego de condiciones aprobado en la junta de gobierno celebrada ayer para la adjudicación del contrato de prevención de accidentes, salvamento, socorrismo y accesibilidad a las playas de la ciudad, que el Ayuntamiento saca a concurso por un importe máximo de 558.000 euros, 85.000 más que el año pasado.

Entre las novedades del nuevo servicio Truyol destacó que la nueva empresa concesionaria deberá contratar a cinco socorristras más, por lo que el próximo verano habrá 36 vigilantes en lugar de 31.

El contrato será por un año prorrogable otros tres. Los pliegos introducen clausulas sociales y ambientales y prevén mejoras en las condiciones laborales y salariales de los socorristas, que no cuentan con un convenio laboral propio.

Por ello, los pliegos valoran con un máximo de cuatro puntos las mejoras sociales y salariales que ofrezcan las empresas a los socorristas, un colectivo que carece de convenio colectivo. También incorporan cláusulas sociales, puntuando más las ofertas que superen el 2% obligatorio en la contratación de personas con discapacidad para el desarrollo de tareas administrativas.

La teniente de alcalde resaltó la importancia de los vigilantes, a quienes calificó como "una pieza clave" para garantizar un ocio seguro en las playas de la ciudad.

La oferta económica tendrá un menor peso que hasta ahora a la hora de escoger a la empresa que se haga cargo del servicio, puesto que solo será valorada con 30 puntos sobre 100. Por el contrario, el proyecto técnico supondrá un 40%.

En temporada alta (entre el 16 de junio hasta el 15 de septiembre) el servicio se prestará desde las 10,00 horas hasta las 18,30 horas, en las playas de Can Pere Antoni Ciutat Jardí, Cala Estancia y la Platja de Palma, lo que supone media hora más, mientras que en la de Cala Major finalizará a las 19 horas.

El concesionario se responsabilizará del correcto mantenimiento de los recursos municipales puestos a disposición del servicio, como, entre otros, las torres de vigilancia, las casetas y puestos de socorro, las pasarelas peatonales, embarcaciones, sillas de ruedas , boyas de delimitación y la embarcación semirrígida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine