Tradición

Los pajes recogen las cartas de la ilusión

Más de un millar de personas acudió a Cort para ver la llegada de la comitiva real, que llegó en coches clásicos, y entregar sus deseos en mano - Por primera vez hubo paridad entre los pajes, con tres mujeres y tres hombres

04.01.2016 | 02:45
Los pajes recogen las cartas de la ilusión
Los pajes reales preceden a los Reyes
Play
Los pajes recogen las cartas de la ilusión

El dato

  • Las últimas misivas se podrán entregar el martes en la cabalgata

    Los más rezagados todavía podrán depositar hoy sus cartas en el buzón real instalado en el vestíbulo del Ayuntamiento de Palma. El receptáculo se retirará el martes por la mañana, horas antes de la cabalgata. Pero aún habrá tiempo para quienes quieran entregar en mano sus cartas. Como cada año, en el desfile por el centro de Ciutat habrá una comparsa dedicada a los carteros reales, que este año llevarán un carro con ruedas para transportar más cómodamente todos los sobres.
    La cabalgata de los Reyes Magos de este martes partirá a las 18 horas del Moll Vell tras la llegada de Sus Majestades a bordo de la embarcación ´Rafael Verdera´ (desde las 17.30 horas habrá animación a cargo del Circo Alegría). Circularán por Antoni Maura, el Born, Unió, la Rambla, Bisbe Campins, Rubén Darío, paseo de Mallorca, Jaume III, Born y plaza de la Reina. La comitiva real subirá hasta Cort para saludar desde el balcón principal hacia las 20.30 horas.

La comitiva real ya está en Palma para preparar el desembarco de Sus Majestades los Reyes Magos. Melchor, Gaspar y Baltasar están de camino hacia Ciutat. Pero antes de que los monarcas de Oriente traigan los regalos, seis pajes reales se acercaron ayer por la mañana a la plaza de Cort para llevarse las cartas con los deseos de todos los niños y niñas que las quisieron entregar en mano.

Más de un millar de personas acudió a oír el anuncio de los pajes. Las familias esperaron hasta media hora para ver la llegada de los seis pajes, que por segundo año se movieron por la ciudad en coches clásicos, gracias a la colaboración de dos miembros del club C0txes Antics de Mallorca.

Según explicó a este diario el presidente de la asociación, Nicolau Avellà, los pajes del rey Melchor llegaron en un Packard Super Eight de color blanco del año 1935. Los del rey Gaspar fueron transportados en el coche más antiguo de todos: un Packard Eight del 1923 de color azul marino. Y por último arribaron los servidores del rey Baltasar en un Buick Master Six de 1924, "que hacía un año que no salía de paseo", explicó Avellà, quien también es dueño de dos de los vehículos que ayudaron a la comitiva real. Se trata de los mismos tres descapotables de época que participaron en la llegada de los pajes del año pasado.

En tanto no llegaban los coches la animación la puso el grupo Mel i Sucre con clásicos como En Joan petit quan balla o canciones más modernas como El tren xicu-xicu. Bailaron, cantaron, hicieron la conga y saltaron con boas de plumas de colores. Los niños estaban expectantes mientras los padres, más tranquilos que sus hijos, tarareaban las canciones.

A las doce en punto llegaron los coches con los pajes. Por primera vez hubo paridad en la comitiva real que llegó a Palma: tres mujeres y tres hombres fueron los encargados de recoger las cartas y anunciar las buenas nuevas de que los Reyes de Oriente desembarcarán en el Moll Vell de Palma mañana a las 18 horas.

"A estas horas ya estamos de viaje por tierra y por mar mientras leemos las cartas y envolvemos los regalos", dijo el rey Melchor según la carta que leyeron sus pajes.

Para que el viaje desde Oriente no sea en vano, los sirvientes del rey Gaspar recomendaron a los pequeños que cuiden su ortografía. "Yo, el rey Gaspar, querría traer regalos a todos, daros una alegría y no tener que traer carbón. Espero vuestras cartas ¡escritas sin faltas!", explicaba el papiro escrito por la segunda de Sus Majestades.

La fiesta llegó de la mano de los pajes del rey Baltasar. Cánticos africanos animaron el escenario en el discurso bilingüe que pronunciaron ante el público de la plaza de Cort. "El rey Baltasar os quiere dedicar algunas palabras: Yo, el rey Baltasar, rey de África Central, tras un largo viaje por tierra y por mar, llegaré con Melchor y también con Gaspar". Con esa frase se abría una misiva real muy aplaudida que contuvo rimas muy divertidas: "Nuestro tren especial que recoge chupetes os los van a cambiar por hermosos juguetes". Y vítores y aplausos en respuesta.

De esa forma los pajes recordaron que un año más los pequeños que renuncien a su chupete durante el día de la cabalgata y la entreguen al trenecito de los chupetes conseguirán un obsequio a cambio.

"Estamos contentos, no habéis malos, habéis sido buenos y buenas. Los reyes todo lo sabemos. Por eso este año regalos traeremos. En solo tres días os podrá saludar el que aquí se despide, el rey Baltasar", concluyeron.

Y uno a uno fueron desfilando todos los niños congregados en la plaza de Cort mientras de fondo sonaba la fanfarria Concert de trompettes s. 158/1-6. Se fotografiaron con los pajes mientras a los padres se les caía la baba de emoción. Aunque la plaza parecía menos llena que el año pasado, en realidad muchos padres ya esperaban en la cola de la calle del Palau Reial que llegó a la altura de la sede del PP.

Y después de entregar las cartas, toca esperar. De camino hacia casa, una madre aprovechó para enseñarle a su hijo el villancico ideal para estos días: "Ya vienen los Reyes Magos, ya vienen los Reyes Magos, caminito de Belén..."

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine