Acusan al exdirector Mascaró por no perseguir un delito

El mando de la Policía Local asegura al juez que comunicó a su superior un incidente ocurrido en la sala de tiro con amenazas a dos agentes

15.12.2015 | 02:11
Mascaró, de pie, tras salir del despacho del juez.

Audiencia

  • Se oponen a la libertad de tres agentes

    La Audiencia de Palma tendrá que decidir si existen o no razones legales suficientes para mantener en prisión a tres de los nueve  policías locales de Palma que en estos momentos siguen en la cárcel. El tribunal convocó ayer una vista, con la presencia de los fiscales Anticorrupción y del abogado defensor Gaspar Oliver, que representa los intereses legales de estos tres policías, entre ellos Gabriel Torres, el que fuera jefe de la Patrulla Verde, que está acusado de cometer graves delitos. El letrado propuso al tribunal que modificara la decisión que hace un mes adoptó el juez Manuel Penalva, que ante la gravedad de los hechos que investiga, entendió que los policías locales implicados merecían ir a la cárcel. La defensa, por tanto, acudió a la Audiencia para pedir su puesta en libertad. Sin embargo, la fiscalía Anticorrupción, al contestar a esta cuestión, se opone a que se decrete la libertad. La acusación mantiene que varios de estos policías que están ahora en prisión habían intentado interferir en los testigos que están colaborando en la investigación, por lo que entendía que no existían razones que justificaran su puesta en libertad.

La fiscalía Anticorrupción acusó ayer directamente al exdirector de Seguridad Ciudadana del ayuntamiento de Palma, Guillem Mascaró, de haber tenido conocimiento de un delito cometido en la sala de tiro de la Policía Local, y de no haberlo perseguido, ni haber adoptado ninguna medida disciplinaria. El mayor, que regresó a la Policía Local tras abandonar su cargo político, prestó ayer declaración durante más de dos horas ante el juez Manuel Penalva, que está investigando la trama corrupta que salpica a esta institución policial de Palma.

El juzgado comunicó la pasada semana a Mascaró su condición de imputado, pero no le informó, dado que el caso está bajo secreto de sumario, cuáles eran los hechos por los que se adoptaba esta medida. Ayer por la mañana se le citó para que compareciera ante el juez y tuvo que responder al interrogatorio que le plantearon los fiscales anticorrupción Miguel Ángel Subirán y Juan Carrau.

Según la acusación, el mayor, antes de que fuera nombrado director general del área de seguridad, tuvo conocimiento del incidente ocurrido en la sala de tiro de Puntiró. Varios de los policías corruptos, durante una práctica, empezaron a gritar los nombres de los agentes que han destapado la trama, al tiempo que disparaban al objetivo con sus correspondientes armas reglamentarias. Este incidente ha sido interpretado como una advertencia a estos policías que han estado colaborando y que gracias a los datos que han aportado se ha demostrado la trama corrupta de extorsión a empresarios que se organizó desde determinados grupos de la Policía Local de Palma.

Mascaró, que fue asistido por el abogado Salvador Perera, confirmó que él no estaba presente en las instalaciones de Puntiró el día de esta práctica de tiro pero que, en efecto, tuvo conocimiento a través de un compañero que varios policías habían estado gritando el nombre de otros agentes. El mayor reconoció que no le dio demasiada importancia al incidente, porque tampoco sabía que los policías aludidos estaban facilitando datos de una trama corrupta. Sin embargo, aclaró que, si bien personalmente no adoptó ninguna medida disciplinaria ni llamó a declarar a los policías implicados en este asunto, detalló al juez que puso los hechos en conocimiento de su mando superior.

El fiscal le preguntó si sabía si algún político ha encubierto a los policías corruptos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine