Día de Todos los Santos

Gestos de concordia en Tots Sants

El regreso de la corporación municipal al cementerio y su presencia por primera vez en el Muro de la Memoria fue agradecido por los familiares de las víctimas - Miles de ciudadanos se acercaron ayer al cementerio de Son Valentí a tributar a sus familiares

02.11.2015 | 02:45
Música en el cementerio por Todos los Santos
Play
Gestos de concordia en Tots Sants
Gestos de concordia en Tots Sants

Las claves

  • Lo mejor: gestos de reconciliación

    La iniciativa de la corporación municipal de acudir en pleno al Muro de la Memòria en reconocimiento a las víctimas de la represión franquista. El acto además fue hecho desde la naturalidad.
     
  • Lo peor: el olvido de la placa municipal

    En 1979, el Ayuntamiento de Ramon Aguiló colocó al lado del Muro una placa institucional a las víctimas por la libertad. Ayer su homólogo Hila y comitiva pasó de largo.

Si algo nos hace convertirnos en pequeños Sócrates de a pie es la visita a los cementerios. Estar entre tumbas, rodeados de cruces, aireados por el ese olor de las flores que puede resultar excesivo le vuelven a uno filósofo. Los carpe diem se dicen sin saber muy bien su origen. No importa. Los muertos nos devuelven a la vida y nos hacen más espirituales aunque sea una vez al año. Solo que ayer en Son Valentí, la jornada tuvo un carácter histórico a través de un gesto marcadamente político. La corporación municipal no solo regresó al camposanto sino que concluyó su paseo en el Muro de la Memoria, un hecho insólito que además contó con la presencia del Partido Popular y de Ciutadans. El Pi dejó una corona de flores.

"Hemos recuperado la visita institucional de Cort al cementerio y por primera vez, un ayuntamiento rinde homenaje aquí, en el Muro de la Memoria, a las personas que defendieron la democracia y la libertad. Estoy orgulloso de haberlo hecho", expresó el alcalde José Hila, acompañado de su equipo de gobierno.

Horas más tarde, cuando el grupo de Memoria Histórica rendía su especial homenaje a los desaparecidos y a las víctimas del franquismo, su presidenta, Maria Antònia Oliver alabó públicamente el gesto: "Agradezco su compromiso de pararse en el Muro de la Memòria y que hayan convocado aquí a los medios de comunicación. Esto no había pasado nunca".

También otro histórico de la lucha antifranquista, Miquel Mascaró, integrante de Unitat Cívica per la Repùblica, indicó: "Estamos contentos del gesto. Las generaciones futuras han de saber que tenemos fosas comunes. Estamos satisfechos, mucho, de la aprobación por el Parlament de la Ley de Fosas. El libro de historia se ha de leer entero, no solo una parte. No se pasará página si no leemos todo el libro de historia. Ojalá el día de hoy sea un día de reconciliación. Lo veremos". Recordó que "hay 57 fosas identificadas y que hay que destaparlas".

Duran se desmarca de Isern

Llamativa fue la presencia frente al Muro de la Memòria de la oposición del Partido Popular, liderada por Gabi Durán. El envite de Duran al anterior alcalde, Mateo Isern, que jamás rindió homenaje a las víctimas del franquismo el día de Todos los santos justificándose en que "cada partido debe visitar a sus muertos", fue evidente: "Hoy es un día de concordia y recogimiento. El PP cree en la coherencia y en políticas del siglo XXI se ha de aceptar al lado a los que perdieron su vida".

Tomeu Cañellas, de Ciutadans, aclaró que "hemos querido aceptar la invitación del ayuntamiento de participar en un homenaje a todos. No miramos ningún bando. Son víctimas".

Los del común, sin embargo, estaban al margen de los gestos históricos que se estaban desarrollando abajo, junto al paredón donde más de setenta años atrás se asesinó a las personas por ser de izquierdas, por no ser del régimen franquista.
Se fueron acercando a Son Valentí de manera escalonada, y muchos hicieron caso de los consejos municipales de no desplazarse en vehículo propio. El servicio de autobús registró un aumento de usuarios, y muchos otros se encaminaron a pie. Incluso, algún madrugador se acercó a recordar a sus muertos vestido con calzón corto de corredor de fondo.

Entre Bach y Casals

Sonaba una guitarra. Jovan Milosevski, músico de origen macedonio, tocaba una Gavota de Calatayud, un músico mallorquín poco conocido. "Es una experiencia insólita tocar aquí. Pasan cosas mágicas. Una señora se ha parado a preguntarme que dónde me dejaba el dinero. Le he dicho que no, que no pedía, que me había contratado el Ayuntamiento. Entonces, emocionada, agradeció la música: ¡Qué bonita", me dijo", relató el instrumentista.

Cort volvía a marcarse otro tanto. La empresa municipal de los Serveis Funeraris incluyeron música a lo largo de la mañana. La idea novedosa fue alabada. Incluso con la confusión de quien echó monedas al otro músico, el cellista Gabriel Fiol, que se apoyaba en la Suite de Bach en re menor "apropiada" para saludar la mañana de los Santos.

Él, situado junto a la fosa común, daba mayor dramatismo a una escena pequeña. Dos familias latinas acudían con sus velitas, sus fotografías enmarcadas, sus flores, a la tumba común, a donde nadie tiene nombre. "Estamos aquí en recuerdo a nuestros muertos que están lejos, en una tumba en Ecuador", dijo Ángel Mendía, acompañado por algunos de sus familiares. "Es un poco diferente a como lo celebramos allá", comentó la mujer con agua en los ojos.

No muy lejos, otra mujer lloraba. La consolaban diciendo: "Hay un dios, pero no sabemos dónde está. Aprieta, pero no ahoga". Los cementerios nos convierten en filósofos. Ayer, además, desde la Corporación municipal se dio un paso adelante hacia la reconciliación. Horas más tarde, frente al monolito de sa Feixina se vería que aún hay quien se resiste. Siguen en guerra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine