Empleados de la EMT piden medidas contra las agresiones a los conductores

Una treintena de chóferes se concentraron en la plaza de España para quejarse de los maltratos que sufre el personal de los autobuses

03.10.2015 | 02:30
El personal de la EMT se manifestó en la Plaza de España con pancartas alusivas.

"Basta ya de agresiones a los conductores/as de la EMT Palma". Bajo ese eslogan se concentraron ayer una treintena de chóferes de autobuses municipales en la plaza de España. Protestaron por el repunte de agresiones que sufren los trabajadores de la empresa pública y solicitaron más medidas al Ayuntamiento para evitar nuevas ataques.

Según los datos facilitados por el sindicato USO, entre enero y abril de este año sufrieron una agresión. Pero entre mayo y agosto se han disparado los caso y los chóferes han sido víctimas de siete ataques físicos.

A ello cabe sumar todos los improperios verbales que les dirigen. Muchos ni tan siquiera los denuncias, pero los chóferes ya han dado parte de al menos 60 casos de insultos graves o amenazas de muerte proferidas por usuarios del transporte público.

El secretario general de Unión Sindical Obrera (USO) en Balears, Juan Antonio Salamanca, que también es chófer de la EMT, explicó que numerosos trabajadores de la compañía se han tenido que dar de baja tras sufrir ataques de ansiedad por las situaciones de estrés que padecen al volante.

Salamanca apuntó que son más frecuentes las agresiones por parte de otros conductores que por los pasajeros de autobús, "sobre todo cuando tienes un accidente y te bajas a mirar los daños".

Algunas medidas de seguridad actuales no funcionan. El sindicato señaló que varias cámaras de vigilancia no están operativas porque no tienen conectado el disco duro que graba las imágenes. Los chóferes disponen de un botón de emergencias para avisar a la policía. Sin embargo, algunos están averiados. Además, la EMT no dispone de un protocolo de actuación en caso de ataques a conductores. Anteriormente una patrulla de la Policía Local intervenía de forma inmediata si un bus tenía un problema, pero fue retirado durante el mandato de Mateo Isern.

Una de las medidas que se han expandido en los últimos años son las mamparas de seguridad, que están instaladas en un tercio de los autobuses. Los chóferes solicitaron que los nuevos vehículos que compre la dirección ya lleven incorporados de fábrica esta protección.

Por último, Salamanca solicitó a los usuarios que canalicen las quejas a través de la oficina de atención al cliente de la EMT y pidió a la empresa que coloque mensajes en la parte de atrás de los buses para recordar al resto de conductores que deben ceder el paso a los buses cuando se reincorporan a la circulación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine