Pasacalles

El encuentro anual de gigantes llena de tradición el centro de la ciudad

Una treintena de estatuas y 16 agrupaciones participaron en la decimonovena edición

13.09.2015 | 02:10
El encuentro anual de gigantes llena de tradición el centro de la ciudad

El encuentro de gigantes de Palma volvió a repetir el éxito de anteriores convocatorias. Y va van 19 ediciones a sus espaldas. Más de un millar de palmesanos se congregaron en la plaza de España de la capital para disfrutar de los bailes de las estatuas de hasta cuatro metros de altura.

A las once de la mañana todas las figuras estaban listas para salir en el pasacalles por el centro histórico de Palma. La novedad de este año fue el cambio en el itinerario. Las figuras partieron de la calle del Palau Reial en dirección a la plaza de España. El motivo es que con las obras de un edificio de la plaza de Cort no bastaba el espacio para el baile de los gigantes. El cambio fue a mejor. La plaza de España permitió ver con más comodidad y desde la sombra el baile de las estatuas.

Más de 30 gigantes de 16 agrupaciones diferentes –faltó la de Santanyí, que no pudo acudir– se dieron cita ayer. La colla invitada vino desde un pueblo de Tarragona, L'Hospitalet de l'Infant. Viajaron 44 integrantes, entre la banda musical y sus cuatro gigantes. La responsable de la agrupación, Coia Poblet, explicó que hacía más de una década que no viajaban a la isla para venir al encuentro de gigantes.

El fraile Celestí fue uno de los más divertidos y, con sus grandes manos de felpa, se dedicó a saludar a todo el público. El Cavallet de Mar, el Infant Pere y Blanca d'Anjou completaron el cuarteto tarraconense.

La banda de música Al-Riyad les abrió camino al son de las xeremies. De Cort se trasladaron a la plaza Major, donde los gigantes realizaron la primera parada. Los ciudadanos hicieron pasillo durante el pasacalles por la calles de Colom y Sant Miquel.

Los niños mostraron su fascinación hacia los gigantes. Algunos padres aprovecharon la ocasión para explicar a sus retoños las tradiciones mallorquinas. "Mira, ahí hay un payés", "ese lleva un martillo", "¿has visto qué sombrero más grande?". Los gigantes tradicionales predominaron sobre las figuras de fantasía, como los animales o los bufones. El ciempiés de la Escola de l'Assumpció no paró de bailar durante el recorrido.

La entrada a la plaza de España tuvo lugar hacia las 12.20 horas. Los miembros de los Gegants i Capgrossos de la Sala ejercieron de anfitriones e hicieron el pasillo a sus invitados. Allí tuvo lugar el acto protocolario y los bailes de los gigantes, que comenzaron los invitados de Tarragona acompañados por la gralla. El baile de los gigantes palmesanos y el confeti puso el punto final a la fiesta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine