31 de octubre de 2016
31.10.2016
Tribuna

De som Palma a Podem Palma

31.10.2016 | 02:45
De som Palma a Podem Palma

Podemos ser valientes, como ya lo fuimos y como se nos supone. Podemos ser audaces como lo hemos sido, y como necesitamos ser para ganar Palma para la gente. Los próximos 7, 8 y 9 de noviembre se celebrarán en Palma, primarias al Consejo Ciudadano, la dirección política de Podemos en la ciudad. Será la culminación de un proceso que convertirá Som Palma en Podem Palma.

Ha sido poco el tiempo que ha transcurrido desde nuestros inicios, pero han sido muchas las batallas, el aprendizaje e, incluso, las decepciones. Todavía recuerdo aquellos momentos en que la ilusión desbordaba los círculos: salas llenas de gente sin más deseo que debatir sobre política, sin más pretensión que un proyecto que por fin les representaba.

Han cambiado algunas cosas desde entonces, algunos círculos se han vaciado y otros, gracias a sus propuestas de debates políticos necesarios e interesantes han resistido la embestida de un tiempo que no les hacía ningún favor. Sin duda, fue Vistalegre y la configuración del partido en una máquina de guerra electoral lo que nos hizo tener la sensación a algunos de tener los pies a un cierto margen del suelo, combinada con un sentimiento de vértigo permanente: no estábamos ni en la calle ni en la institución. Estábamos en un intersticio, abandonados a nuestra suerte, como abandonada se sintió muchísima gente, cuando empezaron los procesos de primarias, algunas luchas intestinas y debates organizativos que se eternizaban.

Para dar alas a Podemos no hace falta dinero, ni locales a los que la gente acuda. Es Podemos el que tiene que acudir a las demandas de la gente. Politizar la vida, el dolor, los deseos y anhelos de una mayoría a la que todavía no hemos llegado, y sobre todo, conservar todo el talento que tenemos entre nosotros y nosotras cuidándonos y queriéndonos. No convirtiéndonos nunca en un partido como los demás.

La candidatura Podem de Valent quiere cuestionar el modelo económico dominante de la ciudad desde sus más profundas raíces, Necesitamos recuperar el espíritu combativo e impulsar políticas valientes para frenar la burbuja turística. Hemos de luchar por remunicipalizar los servicios que se nos han arrebatado, combatir la gentrificación, los problemas de vivienda, la precariedad laboral a la que nos somete la burbuja turística (mientras algunos se pegan la vidorra), apostar por la transición energética y la lucha contra la pobreza energética.

Nuestra organización debe ser dinámica y debe estar asentada en el territorio. Pero no acomodada en él. Un círculo jamás debería haberse convertido en una liturgia, ni en un espacio cerrado que expulsara a la gente joven y a las mujeres. Un círculo tiene que ser un centro decisivo de creación, un espacio de discusión política urdido con la organización de manera efectiva y determinante. Necesitamos dar un soplo de aire fresco a los círculos para que sean verdaderos centros de empoderamiento ciudadano. Y así recuperar a toda la gente buena, capaz de aportar su conocimiento, y a toda la buena gente, que no quería luchas entre familias. Porque Podemos solo tiene sentido si es útil a las mayorías sociales. Y las mayorías sociales no quieren saber nada sobre debates organizativos. Quieren soluciones a sus problemas: Los debates políticos tienen que pasar a un primer plano. Las cuestiones procedimentales y burocráticas, dejemoslas a los demás. Necesitamos irradiar ilusión, y no desánimo: Hay que dar un salto cualitativo en este sentido.

Las soluciones solo pueden encontrarse en una organización capilar presente en las luchas sociales y en la calle, fuera del costumbrismo de las moquetas y los protocolos. Transformemos los círculos viciosos en círculos virtuosos. Eso solo se puede hacer con gente honesta y con ganas, sin importar de donde provenga. Huyamos de la identidad y el patriotismo de partido. Somos la gente y nunca deberíamos dejar de serlo.

Queremos ser la estructura política que defina el futuro de Palma para los próximos diez años. Y para ello, como decía Gramsci tendremos que instruirnos, porque necesitaremos toda nuestra inteligencia, tendremos que agitarnos, porque necesitaremos todo nuestro entusiasmo y organizarnos porque necesitaremos toda nuestra fuerza para luchar contra un modelo depredador, corrupto y normalizador de las conductas más condenables. ¡Adelante gente valiente! ¡Adelante que se puede!

*Diputado de Podem Illes Balears en el Parlament

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine