30 de junio de 2016
30.06.2016
Tribuna

¿Por qué el 'Brexit' es un error de proporciones históricas?

30.06.2016 | 01:13
¿Por qué el 'Brexit' es un error de proporciones históricas?

Dado que la gran mayoría de los problemas que enfrenta la humanidad hoy en día son de naturaleza global, el mundo necesita más la cooperación internacional. Los principales problemas planetarios están siendo descuidados. Estamos fallando de forma masiva y corremos el riesgo de ser abrumados por una amplia gama de problemas cuyas soluciones requieren de mecanismos e instituciones. La lista de cuestiones intrínsecamente globales que son insolubles fuera de un marco de acción colectiva mundial que afecta a la mayoría de las naciones del mundo es larga e incluye el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, el agotamiento de los bosques tropicales y la pesca, la proliferación nuclear, aumento de las disparidades de ingresos, una defectuosa arquitectura global financiera, las drogas ilegales, el aumento del terrorismo y los aún elevados niveles de pobreza y carencias que sufren gran parte del mundo en desarrollo, para nombrar unos pocos.

En este contexto, los que argumentan que el Reino Unido está mejor fuera de la UE no parecen comprender la medida en que la integración económica ha sido un factor clave de la prosperidad durante el último medio siglo, y el grado en que la pertenencia a un cuerpo, tal como la Unión Europea es una manera de ampliar la voz y la influencia de un país.

La adhesión a la UE ha sido altamente beneficiosa para el Reino Unido. Ha contribuido a un enorme aumento del comercio, la productividad y la producción económica. Se ha dado a sus políticos la oportunidad de influir y dar forma a las políticas de la UE en áreas que han tenido un impacto importante en el mundo, como la ampliación de la UE a la Europa central y oriental, que tuvo lugar después del colapso de la Unión Soviética y que hizo tanto para transformar las instituciones y las políticas de estos países. Debido a que la UE es el mayor bloque comercial del mundo, tiene gran influencia a la hora de la apertura de los mercados de otros países y, como miembro, el Reino Unido se ha beneficiado enormemente de estos esfuerzos. Además, en contra de lo que afirman los partidarios del Brexit, nadie ha impedido al Reino Unido con su adhesión a la UE forjar enfoques a los problemas particulares que se adaptan mejor a sus propias preferencias e intereses. Por lo tanto, tiene un mercado de trabajo muy flexible, lo que ha contribuido a reducir los niveles de desempleo en relación al resto de la UE, tiene un ambiente de negocios que tiende a ser menos regulado que el resto de la UE (Dinamarca y el Reino Unido han tenido las clasificaciones más altas de la UE en el informe Doing Business del Banco Mundial), y ha mantenido su propia moneda.

Durante las últimas décadas se han producido cambios masivos en la estructura de la economía mundial. Los altos índices de crecimiento económico en países como China, India y otras partes del mundo en desarrollo han reducido drásticamente el tamaño relativo de países como el Reino Unido. Debido a que el poder político e influencia están altamente correlacionados con el tamaño de la economía, el Reino Unido, como miembro activo de la UE, ha logrado mantener un cierto grado de influencia en los asuntos mundiales que ha ido mucho más allá de su (y relativamente decreciente) tamaño económico real.

Es muy irresponsable argumentar que fuera de la UE el Reino Unido será distinto de una potencia menor en un mundo de nuevas potencias económicas y políticas. Este proceso se acelerará si, como se espera, Escocia opta por quedarse en la UE para reclamar la independencia. La UE seguirá siendo, en el futuro previsible, el socio comercial más importante del Reino Unido. El comercio con la UE es mucho más importante para el Reino Unido de la que el comercio con el Reino Unido es para la UE, que sería el caso en el que la UE en gran medida dicte las condiciones de acceso a su mercado ampliado. El acceso, en virtud del Brexit, será, por supuesto, menos preferencial que para los miembros de pleno derecho de la UE. De hecho, la negociación de los términos de la separación y las características de la nueva relación del Reino Unido con la UE es probable que cree un largo período de incertidumbre para la economía, con los exportadores en el país preguntándose: ¿cuánto tiempo?, ¿en qué condiciones? Sin tener las respuestas a estas preguntas vitales. También es ingenuo pensar que, fuera de la UE, Londres conservará su posición única como uno de los dos centros financieros más grandes del mundo (junto con Nueva York). En la medida en que la financiación ha sido un motor de crecimiento económico durante las últimas décadas, dejando la UE, tendría un efecto permanente contractivo sobre la economía del Reino Unido.

De hecho, todo lo que el Reino Unido puede esperar es una relación eventual con la UE, que es similar a la que Noruega tiene y que implica, irónicamente, que permita ampliamente la mayor parte de las leyes de la UE, sin tener algo que decir en su formulación, incluyendo, por supuesto, la libre circulación de personas.

Una última palabra sobre la migración. Cuanto antes nos encontremos con formas creativas para vivir en un mundo multinacional, multiétnico, mejor. No son sólo las grandes disparidades de ingresos que crean incentivos para que la gente se mueva. Hay otras fuerzas en el trabajo que tienen probabilidad de permanecer con nosotros durante algún tiempo y que podría transformar las migraciones en uno de los principales desafíos para el desarrollo de nuestro tiempo.

Uno de ellos es la contracción de nuestro planeta fomentado por los cambios rápidos en la tecnología y la globalización. Nuestras sociedades son hoy mucho más móviles que lo que solían ser. El coste real de los viajes ha caído en picado en las últimas décadas y la gente se siente mucho menos arraigada a su lugar de nacimiento que en el pasado. Cada vez más personas, especialmente los jóvenes, se sienten como ciudadanos del mundo, muy a gusto con la idea de que "la tierra es un solo país y la humanidad sus ciudadanos".

Más importante aún, vivimos en un mundo en el que nos enfrentamos a una amplia gama de problemas globales para los cuales no parece que dispongamos de las instituciones adecuadas para encontrar soluciones viables. Y la sensación de inseguridad que alimentan estos problemas a menudo puede actuar como un poderoso incentivo adicional para las personas que quieren moverse, para buscar oportunidades y una vida mejor en otro lugar, ya que muchos de estos problemas globales han tenido y seguirán teniendo un impacto desproporcionadamente mayor en el mundo en desarrollo. Por otra parte, en las próximas décadas, con el aumento del nivel del mar relacionado con el calentamiento global, es probable que tenga que hacer frente al problema de los "refugiados ambientales"; potencialmente decenas de millones de personas que tendrán que ser reubicadas en otras partes del mundo.

Así que, yerran aquellos que argumentan que al salir la Gran Bretaña de la UE será capaz de transformarse en una Pequeña Inglaterra aislada del resto del mundo. La migración ha sido, durante los últimos cientos de años, uno de los motores más potentes del crecimiento económico, la innovación y la prosperidad. Todo lo que podemos esperar es para administrarlo de una manera que mejore sus prestaciones y suavice sus efectos desestabilizadores.

Entonces, ¿cómo acabará todo esto? Gran Bretaña pasará tres años tratando de salir y los tres siguientes tratando de conseguir de nuevo entrar, cuando sea plenamente consciente de la magnitud y las ramificaciones de su error.

* Miembro de la comunidad Bahá´i, anticuario y arquitecto

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine