Tribuna

¡Que vienen los indios!

16.01.2016 | 01:49
¡Que vienen los indios!

Cierren las puertas con llave y sellen con tablones de madera maciza cualquier resquicio por el que se puedan colar. Vayan a los barracones y háganse con todos los víveres posibles. Están llegando. ¡Y el que avisa no es traidor!

Sí, sí. Después del tirón de orejas en las pasadas europeas, en las municipales, en las autonómicas, en las andaluzas, en las catalanas, en las generales y hasta en las de las comunidades de propietarios de todas las calles de todos los barrios de España, creo que tendríamos que plantearnos algún cambio. Nos irá bien. De lo contrario, ya lo saben; ¡indios!

Mientras tanto, en el Partido Popular, algunos corren despavoridos en círculo alrededor de las sillas mientras suena la música. Hay nervios porque el parón musical está al caer y ya se sabe, que el más lento se caerá de culo al suelo.

A mí personalmente me parece que el cambio va más allá del candidato o candidatos a presidir la Junta Regional del Partido Popular. Hace falta un golpe de efecto palpable, un cambio de actitud, un viraje de las ideas del partido que vuelvan a ilusionar al electorado y una defensa firme de los valores fundamentales que han hecho de cimientos de este partido.

Sí señores. La política cada vez es más política y menos gestión. No nos engañemos. Si bien es cierto que una buena gestión es necesaria para salir de momentos críticos como los vividos los pasados años, ahora son los políticos de profesión los que triunfan. Y no me malinterpreten.

Y no hay más que repasar el panorama político en alza. Jóvenes aunque sobradamente preparados, con una verborrea envidiable y un poder de persuasión inigualable. Cada uno en su línea. Aunque algunas no muy rectas.

Por tanto, y pese a que los modelos que primero nos vienen a la cabeza no son muy acertados, el político tiene que ser eso, un político.

El Partido Popular necesita una voz crítica-constructiva que levante del suelo el ánimo de los votantes y simpatizantes populares. Se necesita un Moisés, sí, pero un Moisés con las sagradas tablas y sus diez mandamientos, novedosos e inspiradores, responsables y valientes, y sobretodo, sobretodo, diez mandamientos emanados desde lo más profundo del partido, sus bases.

Las bases? los verdaderos artífices de todas las grandes gestas. Las bases? ese ejercito desinteresado que se pone en primera fila del pelotón en cada una de las elecciones, en cada una de las cenas en las que alguien se atreve a criticar nuestros colores, en cada una de las redes sociales en las que se nos golpea salvajemente. Las bases? los cimientos de este partido. Las bases.

Es el momento. Es ahora. Es desde hoy y hasta siempre. Con las últimas propuestas en firme de los populares de Palma, se han terminado "los barones", "el aparato", "el candidato oficial" y demás términos. Un afiliado, un voto y un sistema de primarias para elegir a todos los candidatos para cualquier lista electoral, así como para los órganos internos, harán que los afiliados tengan voz y voto y dosis por igual de participación, responsabilidad y compromiso.

Dejadme decir a mí también que, Sí se puede!

* Regidor del Partido Popular del Ajuntament de Palma y vicesecretario de Comunicación del PP

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine