Tribuna

El becario ideal no está en los cines

23.12.2015 | 01:14
El becario ideal no está en los cines

Hace apenas unas semanas se estrenaba en los cines españoles El becario, una película que, en clave de comedia ligera, pretende ensalzar la figura del trabajador en prácticas. Es cierto que lo hace con un protagonista que poco tiene que ver con los becarios al uso, pero el personaje al que da vida Robert de Niro consigue reflejar los nuevos métodos de trabajo de las empresas 2.0 y transmitir los retos a los que se enfrentan las startups. De una u otra forma, el film personifica en su figura la importancia del becario en los negocios del siglo XXI más allá de los conflictos generacionales causados por la evolución constante del mercado laboral.

En efecto, las nuevas empresas se han creado al calor de un entorno empresarial propenso a la proactividad, con una apuesta continua por la innovación y una tendencia clara al trabajo en equipo que ha cambiado las estructuras jerárquicas verticales por formas de interrelación horizontales y transversales. Estos elementos, que favorecen la comunicación directa, han hecho de estas empresas el ecosistema natural para el desarrollo del talento del becario y el escenario ideal en el que su opinión también se escucha y, por supuesto, se valora.

Pero ¿cuáles son las claves por las que tener un becario es de suma importancia en la empresa? A diferencia del largometraje de Nancy Meyers, los becarios "naturales" son personas jóvenes e inexpertos en el mundo laboral. Justamente, en esta inexperiencia reside el valor añadido que puede aportar a la startup: el becario llega sin "vicios" adquiridos y sus mentores tienen la oportunidad de formarle a medida y según sus necesidades. Esta capacidad de "crear" un trabajador a imagen y semejanza de una empresa es especialmente atractivo a la hora de potenciar el engagement del aprendiz con el proyecto.

Para que esta implicación sea completamente efectiva, son cada vez más las instituciones que trabajan para tender puentes entre startups y becarios. Un buen ejemplo de ello es el programa de becas Emprende tus prácticas, una iniciativa de la Fundación José Manuel Entrecanales que busca poner en valor la figura del becario a través de prácticas remuneradas en empresas con potencial de crecimiento. Mediante la conjunción del desarrollo de habilidades prácticas y jornadas más teóricas de inducción al emprendimiento, los alumnos consiguen una inmersión total en el negocio. Tanto es así que 45% de las startups que han participado en el programa han incorporado a los becarios en sus plantillas tras el periodo de aprendizaje.

Con apenas experiencia en el mundo laboral, sí, pero "sobradamente" preparados y motivados: Las ganas de crear, el inconformismo propio de la edad y el afán de superación favorecen el desarrollo de nuevas ideas y, por ende, aumentan la capacidad de progreso en el negocio. Además, en un mercado competitivo y dinámico donde a menudo las prácticas son la puerta de acceso al primer empleo, se implican al máximo para adquirir los mayores conocimientos y exprimir su talento en un tiempo limitado.

Como la generación a la que pertenecen, los becarios del siglo XXI son nativos digitales y conocen a la perfección todos los secretos del progreso tecnológico. Las redes sociales como forma de vida y una agenda marcada por aplicaciones que guían sus pasos han difuminado la delgada línea que separa lo personal de lo profesional. Internet es el medio natural de los millennials. A golpe de clic son capaces de encontrar en un instante la información necesaria para ejecutar una idea y de localizar el contacto adecuado para elaborar un proyecto.

Tienen recursos para todo. Se han educado en un mundo global y han tenido acceso a una formación multidisciplinar. Más allá de los beneficios fiscales que trae consigo la contratación de un becario, una startup debe saber que su figura les acerca a un mercado en permanente evolución y les consolida dentro del tejido empresarial. Si las nuevas empresas son capaces de formar a una cantera de jóvenes que vienen con ganas de emplearse a fondo estaremos más cerca de que el becario ideal dé el salto de los cines a las startups.

* Directora del programa "Emprende tus prácticas" y Operation Team en la Fundación José Manuel Entrecanales

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine